Una cantera para articulistas con Alcántara como referencia

Alumnos y profesores, con organizadores y representantes institucionales. /SUR
Alumnos y profesores, con organizadores y representantes institucionales. / SUR

La Fundación Manuel Alcántara y Obra Social La Caixa entregan los premios de su tercer certamen de columnismo, en el que han participado más de 300 jóvenes

SUR

Tienen entre doce y dieciocho años. Han escrito sobre acoso escolar y violencia machista, sobre actualidad política y vida cotidiana, sobre educación y nuevas tecnologías. Más de trescientos alumnos de una treintena de centros educativos de la provincia de Málaga han participado en la tercera edición del certamen Literatura en las Aulas, organizado por la Fundación Manuel Alcántara en colaboración con Obra Social La Caixa. El director territorial de CaixaBank en Andalucía Oriental y Murcia, Juan Ignacio Zafra, y el presidente de la Fundación, Antonio Pedraza, han entregado este viernes los premios de este concurso durante un acto celebrado en el Museo de Málaga, al que han acudido, entre otros, la delegada de Cultura de la Junta de Andalucía, Carmen Casero, y la concejala de Cultura del Ayuntamiento de Málaga, Gemma del Corral.

Zafra y Pedraza han recordado al maestro Alcántara, decano del columnismo en España y fallecido el 17 de abril, recordando que esta cita resultaba especial para él: «Estaba convencido de que el alma de la Fundación era la creación de una cantera del articulismo, y tenemos la tranquilidad de que el objetivo está sobradamente cumplido gracias a la gran participación de esta edición». Casero y Del Corral han destacado la importancia de impulsar la formación en los centros educativos con actividades que promuevan la lectura y la escritura, además de mostrar su total disposición para la continuación del proyecto. El jurado del certamen, formado por la dirección de Obra Social La Caixa, representantes de la Fundación Manuel Alcántara y el periodista de SUR Alberto Gómez, han valorado «la visión, el estilo y la atemporalidad» de los artículos ganadores.

Antonio Pedraza, Ksenia Myakisheva -primer premio-, y Juan Ignacio Zafra.
Antonio Pedraza, Ksenia Myakisheva -primer premio-, y Juan Ignacio Zafra. / SUR

El Primer Premio, dotado con un Iphone y un Ipad, se ha entregado a Ksenia Myakisheva, del Instituto Huelin, en Málaga, que participó con una columna sobre las nuevas tecnologías titulada 'Conócete a ti mismo'. El segundo premio, dotado con un Iphone, ha recaído en Antonio Hevilla Romero, del Instituto Los Montecillos, en Coín, por su artículo 'Oquedades por rellenar', de corte existencialista. El tercer premio, dotado con un Ipad, ha sido para Manuel Francisco Tirado Albarracín del Instituto Fuente Lucena, Málaga, por 'Feliz lunes', donde ironiza sobre el uso de las redes sociales. El concurso se desarrolla en el marco de la iniciativa 'Literatura en las Aulas: Escuela de Articulismo', un proyecto pedagógico con el que Obra Social La Caixa y Fundación Manuel Alcántara pretenden incentivar la expresión escrita y el columnismo juvenil, fomentando el gusto por este género periodístico.

Como parte de estos talleres, columnistas en activo se han trasladado a los centros educativos para impartir clases que facilitaran al alumnado las herramientas necesarias para escribir su propio artículo de opinión. En esta actividad participaron más de 1.300 jóvenes de veinte municipios de la provincia, que esta edición ha incluido a la ciudad de Melilla. Desde su primera edición, ya son más de 3.500 los alumnos que han recibido estos talleres. En esta última edición, los responsables de impartir los talleres han sido Isabel Bellido (The Objective, Jot Down Magazine y Diario SUR), Alberto Gómez (Diario SUR), Cristóbal Villalobos (ABC, El Español, The Objective y Diario SUR), Mariló Cueto (Europa Press), Jesús Blasco de Avellaneda (El Telegrama,eldiario.es, Periodismo Humano, BBC, The Guardian) y Princesa Sánchez (EFE, Atresmedia, PTV Televisión).

A continuación, reproducimos los artículos ganadores.

'Conócete a ti mismo', de Ksenia Myakisheva (primer premio):

'Conócete a ti mismo', rezaba el oráculo de Delfos. Dicho aforismo incitaba al ser humano a conocer sus límites, sus virtudes, sus defectos, y, por tanto, desde el autoconocimiento poder mejorar, saber hasta dónde podía llegar. Sin embargo, 'falséate a ti mismo', parece ser hoy en día, el método óptimo para llegar a la cúspide de la vida humana. La impostura y la falsificación es la esencia de nuestro estar en el mundo, nuestro paso al 'éxito'. Las redes sociales nos incitan a exhibir falsos estados de ánimo (siempre debemos parecer alegres, ridículamente felices, aun cuando nos abata la tristeza o el aburrimiento), a fingir vidas llenas de emociones, experiencias exultantes… y a esconder nuestras miserias y defectos. Nos han dicho que el mundo está hecho para que, por muy insignificantes que seamos, nos convirtamos en los absolutos protagonistas de él, mirándonos siempre el ombligo y alimentando nuestro ego a golpe de 'selfie'. En la calle grandes y luminosos anuncios publicitarios nos dictan cómo es la mujer o el hombre ideal a los que nos tenemos que parecer, cómo tenemos que vestir, divertirnos, comer, cuáles son los sitios a los que tenemos que viajar para después saturar de envidia los móviles de todos nuestros conocidos. El televisor, el móvil, el ordenador nos gritan: '¡No te conozcas a ti mismo! Vive sin pensar en eso. Mírate con los ojos de los demás y si no te gusta lo que ellos ven: apúntate a un gimnasio, hazte una cirugía, compra, disfraza, finge.' Y es increíble cómo estamos viviendo una cruel mentira, sumidos en la ignorancia, solo para conseguir una pizca de atención. Pero ¿y si algún día, en el silencio de la soledad nos da por mirar dentro del envoltorio en el que nos hemos convertido y vemos que está vacío?

'Oquedades por rellenar', de Antonio Hevilla (segundo premio):

Para 2020 miles de oscuros pozos serán tapados con el fin de evitar accidentes aunque la solución para evitar caídas sin retorno tal vez esté en nosotros. La oscuridad, que en nuestra infancia fue aterradora, tinta los más temibles huecos que conforman nuestra forma de ser; sin embargo, una vez enterramos el miedo a lo oscuro, nos queda la fascinación por él o al menos por el ajeno... Quizás sea por esto por lo que triunfan las historias de locos y desdichas pues estas muestran nuestro perfil menos claro, ese que a pesar de permanecer oculto da sombras y esculpe nuestra imagen. El dolor es el gran artificiero de esos negruzcos socavones bajo nuestra piel. Nos hemos acostumbrado a ignorar estos huecos con la excusa de que ya tenemos superado el miedo y ahora lo compensamos con el rechazo. Esta marginación no ha propiciado sino otra cosa que el olvido de señalizar una posible caída a un abandonado pozo del que ignoramos, nosotros y más importante aún nuestros familiares y amigos, su procedencia y formación. Provocando así un difícil rescate, dejándonos a solas con un problema que a pesar de estar excavado en nosotros desconocemos su existencia y profundidad. Las brillantes pantallas que (creemos) nos ayudan a conciliar la vida nos tienen cegados y aislados. Desde estos translúcidos prismáticos, observamos el reflejo de indiferentes témpanos sobre nieve, estas luminosidades habitan ausentes de calor y afecto. En consecuencia, el frío entumece nuestras extremidades; una caída sin el calor y apoyo de una mano puede ser fatal. La depresión tiene salida, tratamiento y remedio. Es hora de rellenar esas oquedades, darles la vuelta y elevar cálidas columnas a vista de todos, sobre las que edificar nuestro yo más real y orgulloso de sí mismo.

#FelizLunes, de Manuel Francisco Tirado (tercer premio):

Suena el despertador como cualquier lunes del año, pero hoy el día empieza bien ya que de mis 443 followers le han dado me gusta a mi foto 206, diez más desde la última vez, ya sabía yo que sacarme fotos en aquel parque valdría la pena. Preparo mi #breakfast: tostadas con Philadelphia y salmón. Foto para las stories: ajustamos el tamaño de la letra, el color, ponemos un sticker por aquí y un gif por allí. Subir. Mientras devoro mi tostada (que en realidad no me gusta tanto, preferiría un croissant) ojeo Twitter. Parece que ha sucedido una #catástrofe en algún lugar próximo a Europa (creo). #Prayforesesitio y una foto de Google imágenes. Al momento ya tengo 3 Rts y 8 likes, si esque me voy a acabar haciendo #influencer. Preparo mi #outfit y me dispongo a salir, pero antes unafoto en el espejo. Seleccionamos el filtro y ponemos el hashtag: #FelizLunes. Y así pasan los #días, en una #sociedad en la que las redes sociales forman una parte demasiado importante en nuestras vidas. Unas #vidas en las que sólo Facebook nos pregunta ¿En qué estás pensando? y en las que nuestras emociones se transmiten con un emoticono o un sticker. Esa #vida que vivimos para subirla, más que para vivirla. A continuación, procedo a etiquetar a @todoelmundo, para que puedan verlo. No vaya a ser que no vean el apartado 'Por si te lo perdiste' y pierdan la oportunidad de leer este #newpost.