Siete detenidos tras desmantelar dos puntos de venta de droga que operaban 24 horas al día en Las Castañetas

Siete detenidos tras desmantelar dos puntos de venta de droga que operaban 24 horas al día en Las Castañetas

Entre los arrestados están los dos cabecillas, una madre y su hijo

EPMálaga

La Policía Nacional ha desmantelado dos puntos de venta de heroína y cocaína en dos viviendas en la barriada de Las Castañetas de Málaga capital, inmuebles que estaban dotados de fuertes medidas de seguridad y que eran utilizados como punto de venta por los miembros de la red, que intercambiaban sistemáticamente de vivienda activa como medida de seguridad, en ocasiones varias veces al día.

En el marco de la operación 'Macarra 2' contra el tráfico de cocaína y heroína al menudeo han detenido a siete personas --cuatro mujeres y tres hombres todos de nacionalidad española y con edades comprendidas entre los 20 y 69 años-- por su presunta implicación en los delitos de pertenencia a grupo criminal y contra la salud pública.

Los arrestados han sido puestos a disposición de la autoridad judicial competente que ha ordenado el ingreso en prisión de los cabecillas de la red, una mujer de 45 años y su hijo de 29.

La investigación comenzó gracias a las informaciones ciudadanas que apuntaban a la existencia de dos puntos de venta de drogas muy activos en la zona de Las Castañetas. Así, se iniciaron las pesquisas y se establecieron las primeras vigilancias en el entorno de las viviendas. Los agentes comprobaron que en torno a estas existía, durante las 24 horas del día, un gran trasiego de compradores que se acercaban para adquirir el estupefaciente.

Los policías interceptaron a numerosos compradores con las dosis que acababan de adquirir en la vivienda activa, es decir, utilizada en cada momento como punto de venta. Además, constataron que al frente de los puntos de venta y distribución del estupefaciente se encontraban seis miembros de una misma familia --tres mujeres y tres hombres--. Los investigados, como medida de seguridad, cambiaban sistemáticamente de vivienda, en ocasiones hasta varias veces al día.

Para evitar ser sorprendidos por los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad mantenían fuertes medidas de seguridad en los inmuebles a los que habían dotado de puertas blindadas en los accesos y rejas en ventanas y zonas comunes. De igual forma, comprobaron que los investigados, sabedores de que podrían estar siendo objeto de investigaciones policiales, adoptaban medidas extraordinarias de seguridad al salir a la vía pública.

Registros y detenciones

Durante el operativo policial, que finalizó con las siete detenciones, entre ellas la persona encargada de guardar en su vivienda la droga, una mujer de 69 años a la que pagaban por realizar estas funciones, se llevaron a cabo tres registros: dos en las viviendas utilizadas como puntos de venta y otro en la utilizada como guardería de la droga.

Los agentes se incautaron de varias papelinas de heroína y cocaína, casi medio centenar de barritas de hachís, dos gramos de heroína, utillaje para la confección de las dosis de droga así como 2.095 euros en efectivo.

Los arrestados fueron puestos a disposición de la autoridad judicial competente que ordenó el ingreso en prisión para los dos considerados responsables de la red.