Los bomberos de Málaga: una edad media de 49 años y un déficit de 70 efectivos

Un bombero, en un rescate por fachada en un edificio de Málaga. /Sur
Un bombero, en un rescate por fachada en un edificio de Málaga. / Sur

La falta de relevo tras una década en la que sólo entraron 37 funcionarios envejece un Cuerpo en el que la mitad de la plantilla ya tiene 50 años o más

Francisco Jiménez
FRANCISCO JIMÉNEZMálaga

Subir una escaleras cargado con el equipo de protección, adentrarse en un inmueble en llamas, tener que descolgarse por una fachada para acceder a una vivienda,... Si hay una profesión en la que la condición física es fundamental, ésa es la de bombero. Pero por mucho entrenamiento que incluyan en su día a día, los años no pasan en balde. Y en el caso de Málaga capital, empiezan ya a pesar. Después de una década en la que únicamente se han incorporado los 37 efectivos de la promoción de 2015, la plantilla del Real Cuerpo de Bomberos empieza a dar claros síntomas de envejecimiento. Los propios funcionarios llevan tiempo advirtiéndolo en el marco del conflicto laboral que mantienen con el Ayuntamiento, pero las cifras hablan por sí solas. A día de hoy, la edad media es de 49 años y algo más de la mitad de la plantilla (142 de 282) tiene 50 o más, según se desprende del censo al que ha tenido acceso este periódico. La segunda consecuencia de esa falta de relevo generacional es que el número de efectivos se sitúa en los niveles de 2014 (antes de las últimas oposiciones), fruto de la amortización de las jubilaciones que se han venido produciendo.

Medio centenar desde 2010, a las que este año pueden sumarse hasta 16. Tres de ellas están garantizadas porque un sargento, un oficial técnico y un médico cumplen los 65 años, mientras el resto superarán ya la barrera de los 60, a partir de los cuales pueden retirarse anticipadamente (la mayoría lo hace) al igual que ocurre en el Cuerpo Nacional de Policía, la Guardia Civil y, desde este año tras un decreto del Gobierno central, también en la Policía Local. Dentro de esa franja de edad se encuentran 25 bomberos, mientras por debajo de la treintena únicamente hay seis. El 'benjamín' de la plantilla cumplió 26 años el pasado mes de febrero, mientras el más veterano es un sargento que soplará 65 velas a finales de este mes de junio.

La plantilla de Bomberos, en cifras

282
funcionarios conforman la plantilla actual del Real Cuerpo de Bomberos de Málaga, frente a los 314 que sumaban en agosto de 2015 tras la toma de posesión de 27 efectivos. La plantilla orgánica la componen 352 puestos.
142
bomberos tienen 50 años o más, mientras que por debajo de la treintena únicamente hay 25.
21
plazas para el Cuerpo serán ofertadas por el Ayuntamiento el próximo otoño (20 de bombero y una de oficial técnico).

 

A diferencia de los cuerpos policiales, en el caso de los bomberos no está regulada la segunda actividad, por lo que la mayoría de funcionarios siguen desarrollando las mismas tareas, aunque los de más edad suelen asumir labores de mantenimiento y limpieza de equipos. «He estado en incendios con compañeros de cerca de 60 años y han dado el callo, pero no es la edad conveniente para subir cinco o seis plantas con una botella de oxígeno a la espalda y meterte en una vivienda en llamas», comenta un bombero de la capital.

Situación de la plantilla

Más mayores, y además menos efectivos. Tras la incorporación de 49 funcionarios en 2008, hubo que esperar siete años para que volviera a entrar savia nueva en el Cuerpo con los citados 37 que tomaron posesión en agosto de 2015. En ese momento, la plantilla tocó techo con 314 efectivos, pero desde entonces no ha dejado de bajar año tras año hasta situarse en los 282 actuales. Ésa es la plantilla real a día de hoy, aunque la orgánica que maneja el Área de Recursos Humanos del Ayuntamiento, en la que se incluyen vacantes generadas por promoción interna como las de los 11 nuevos cabos que tomaron posesión hace una semanas o plazas que están ofertadas, la componen 352 puestos.

El nuevo acuerdo de funcionarios recoge el compromiso del Ayuntamiento de convocar todas las vacantes

Un déficit que se verá ligeramente suavizado con las 20 nuevas plazas de bombero además de otra de oficial técnico que el Ayuntamiento tiene previsto convocar el próximo otoño al aunar en un único lote las ofertas de empleo público de 2017 y 2018, asumiendo el tope legal de la tasa de reposición de efectivos que establece la Ley de Presupuestos Generales del Estado de 2018, que son lo que aún están en vigor. A priori, antes del segundo semestre de 2020 no estaría finiquitado el proceso de selección mediante oposiciones.

Un pequeño relevo generacional que para el Sindicato Andaluz de Bomberos (SAB) resulta insuficiente al considerar que estas nuevas plazas «ni siquiera van a amortiguar las bajas por jubilación que se producirán en este periodo». En este sentido, cabe reseñar que el nuevo acuerdo de funcionarios del Ayuntamiento de Málaga, aprobado con el apoyo de UGT, CC OO y UPLB pero con el rechazo de los sindicatos mayoritarios mayoritario en Bomberos (SAB) y Policía Local (Sip-An) además de CSIF, establece que el Consistorio «convocará todas las plazas vacantes de todas las categorías profesionales del Real Cuerpo de Bomberos así como las que se vayan produciendo por bajas o jubilaciones, con el único límite máximo que el que pudiera establecer las leyes de presupuestos generales de cada ejercicio».