Barrio de la Victoria: El Raval en la calle Picacho

Indigentes en el entorno de la calle Victoria, donde hacen sus necesidades y ensucian la zona./
Indigentes en el entorno de la calle Victoria, donde hacen sus necesidades y ensucian la zona.

Los vecinos de esta denuncian que vienen sufriendo desde hace tiempo las molestias generadas por la presencia en la zona de unos toxicómanos

José Manuel Alday
JOSÉ MANUEL ALDAY

Los vecinos de la calle Picacho, junto a la calle Victoria, vienen sufriendo desde hace tiempo las molestias generadas por la presencia en la zona de unos toxicómanos que, según indican, «consumen, defecan, son agresivos» y protagonizan constantes peleas en esta céntrica calle sin que se ponga remedio a una situación que aseguran arrastra ya desde hace ocho meses. Los toxicómanos también queman heroína en las faldas del Monte Gibralfaro, con el alto riesgo de incendio que ello supone, tras romper la alambrada que hay en la calle, y se tumban en el suelo a la entrada a los aparcamientos que hay en la calle tras haber consumido drogas, impidiendo el acceso y con riesgo de atropello involuntario de quienes acceden al garaje.

«Los vecinos de los edificios de calle Picacho 4 y de calle Victoria 42 estamos siendo testigos de escenas similares a las que hemos visto de forma reiterada en los telediarios del barrio del Raval en Barcelona, resultando claramente perjudicados y sufriendo las consecuencias de las acciones de estos toxicómanos en la misma puerta de nuestras casas», se quejan. Y es que dicen que asisten a diario «al consumo constante de droga dura en la vía pública, y presunto tráfico de la misma», así como «ruidos insoportables en horas de descanso nocturno, al igual que durante las horas diurnas en que se encuentran con el 'mono', momento en el que se pelean en la vía pública, teniendo una de ellas alucinaciones que le hace comportarse de forma violenta contra las personas que en ese momento se encuentran cerca, y que en la mayoría de las ocasiones se corresponde con vecinos de calle».

Sostienen que los toxicómanos «orinan y defecan continuamente en la propia acera a cualquier hora, independientemente de que en ese momento haya personas accediendo a los portales o niños volviendo de la escuela». Y también revuelven los contenedores de calle Picacho, «vaciándolos y dejando toda la calle llena de basuras», pese a lo cual aseguran Limasa no ha intensificado la limpieza en la zona pese al «olor insoportable» y la insalubridad de la calle.

Alambrada rota por donde acceden al monte.Contenedores sin recoger. del pasaje Aranzazu

«Nos intimidan y se vuelven agresivos cuando se les reprocha su comportamiento y el consumo en la vía pública, o cuando están obstaculizando el acceso a los aparcamientos, creando situaciones de peligrosidad para las personas que en ese momento acceden a sus viviendas», indican los vecinos, por lo que muchos de ellos han decidido que sus hijos no bajen solos a la calle «por salvaguardar su seguridad».

Una situación que vienen sufriendo desde hace ocho meses, y que ha sido expuesta a la Junta de Distrito y al Ayuntamiento sin que en todo este tiempo se haya puesto freno ni solución, según critican estos vecinos.

Pasaje Aranzazu: contenedores llenos sin recoger

En el Pasaje Aranzazu, a la altura del número 6, hay una serie de contenedores de basuras que según asegura un vecino de la zona llevan tres días sin recogerse debido a que los coches aparcan delante, por lo que al camión de Limasa le es imposible acceder a ellos. «Esto está así casi todos los días y la basura huele mucho con el calor que hace, además de que salen bichos», manifiesta este ciudadano, que se muestra indignado porque dice tener un negocio cerca y esa situación le perjudica enormemente como es de imaginar. «Por favor, necesitamos una solución», reclama desesperado.