«Tenía la intuición de que iba a dar premios»

Alegría en la administración de la calle Barlovento en Málaga. / Pedro J. Quero

La administración del bar Juan Miguel en Málaga capital ha repartido 420.000 euros tras vender un décimo del Gordo y otro del cuarto premio

VICTORIA BUSTAMANTE

María Amalia Aguilar se levantó este sábado con la intuición de que iba a dar premios, lo que no se podía esperar es que uno fuera el Gordo de la Lotería de Navidad. Equivocada no estaba, cuenta que cuando tocó el cuarto premio con el número 67774, fue la televisión a grabar y al marcharse les dijo «no os vayáis que vamos a dar el Gordo», cinco minutos después se anunciaba el primer premio, el 03347. Un número muy repartido en la provincia de Málaga que ha ido a parar también a Banajarafe, Arroyo de la Miel, Torrox y Almáchar y se ha dejado caer en la barriada de Los Prados de Cruz de Humilladero.

En total, Aguilar y sus hijos han repartido 420.000 euros entre dos décimos, tan solo uno de cada premio, lo suficiente para que el local estallara de alegría entre familia y vecinos con la esperanza de repartir también algo del tercer premio, el último en salir.

Este receptor mixto de la calle Barlovento empezó a funcionar hace unos siete años en el bar Juan Miguel. Un local que lleva desde 1892 en el que ha crecido una familia de cuatro hijos y siete nietos en una barriada de trabajadores como es Los Prados y que ha pasado rachas malas, «pero siempre hemos aguantado». Ahora lo regentan dos de sus hijos, Juan Miguel y María Amalia González, quienes afirman que es muy difícil saber quién se ha llevado el décimo, «va por máquina, viene un cliente y te pide un número o tú se lo das automático». De todas formas saben que sus clientes son trabajadores del barrio, humildes.

Ellos han crecido en el bar y nada les hace tan felices como repartir dinero, «siempre se tiene la fe de dar un premio». En tantos años han dado premios de la primitiva o quinielas, pero desde que tienen el receptor mixto han dado cuatro premios de lotería en muy poco tiempo. Estos dos últimos, el segundo premio de El Niño el año pasado y uno de la lotería de los jueves, también en 2017. La alegría se multiplica, explican que esto hace que la gente compre más allí «atrae al cliente porque buscan la suerte», cuentan con la vista puesta en el sorteo de El Niño.

Más