El Ayuntamiento de Málaga pagará 7,5 millones de euros por la ladera de un monte

Vista de los suelos, en los que está la sede del OMAU. /SUR
Vista de los suelos, en los que está la sede del OMAU. / SUR

El cálculo de los intereses eleva a esa cantidad el precio de una expropiación marcada por el planeamiento urbanístico años atrás

Jesús Hinojosa
JESÚS HINOJOSAMálaga

Las expropiaciones de terrenos para zonas verdes de dudosa utilidad establecidas desde años atrás por el planeamiento urbanístico de la ciudad le siguen saliendo caras al Ayuntamiento. Uno de los casos más paradigmáticos en ese sentido es el de los suelos de la ladera del monte en el que se encuentra la sede del Observatorio de Medio Ambiente Urbano (OMAU), en el camino de la Desviación, junto al parque de El Morlaco. Esta ladera fue valorada inicialmente por la Gerencia Municipal de Urbanismo en 729.870 euros pero, a raíz de un recurso judicial de sus propietarios, la empresa Hemamolo, en la que figura como administrador ManuelCorcelles, asesorados por el abogado Juan Ramón Fernández-Canivell, los tribunales revisaron el expediente de expropiación y llegaron a elevar la cuantía a 10,6 millones de euros en primera instancia. Posteriormente, un fallo del Tribunal Supremo, a raíz de una demanda municipal, rebajó el pago a 5,5 millones.

No obstante, la acumulación de intereses producidos desde que el expediente se puso en marcha hace más de una década –dos millones de euros– elevan la factura final a la que deberá hacer frente el Consistorio a un total de 7,5 millones de euros por un suelo que presenta una elevada pendiente en su mayor parte.

La liquidación de estos intereses forma parte del orden del día del consejo de la Gerencia de Urbanismo convocado para el próximo martes, en el que también se dará cuenta de una sentencia desestimatoria del recurso presentado por unos particulares que pedían 4,5 millones de euros por un suelo en Churriana.

Por otro lado, el consejo prevé dar luz verde a un proyecto modificado de urbanización de la barriada de La Corta, promovido por la Junta de Andalucía, y a un trámite para forzar a los propietarios del edificio situado en el número 9 de la calle Strachan a que lo rehabiliten ante su deteriorado estado de conservación. Se trata de un inmueble que cuenta con protección arquitectónica de grado 1 y que presenta «una absoluta falta de mantenimiento», según Urbanismo.

 

Fotos

Vídeos