El Ayuntamiento de Málaga da tres meses a los quiosqueros para que abran los puestos cerrados

El Ayuntamiento de Málaga da tres meses a los quiosqueros para que abran los puestos cerrados
SUR

El área de Vía Pública oferta 39 licencias e insta al resto a regularizar su situación o a retirar los módulos de la calle

Juan Soto
JUAN SOTOMálaga

El Ayuntamiento se ha cansado de ver quioscos cerrados adornando las calles de Málaga. El área de Vía Pública ha dado un plazo de tres meses a los dueños de módulos para que los abran, negocien la venta a un nuevo propietario o los retiren de las aceras. Según los datos que maneja el sector actualmente hay alrededor de 80 negocios cerrados, sobre todo en los barrios de la capital.

Al mismo tiempo, el Ayuntamiento ha ofertado 39 licencias (casi la mitad de las que permanecen cerradas) correspondientes a los quioscos que carecen de ella al haberse extinguido la concesión. Como ya adelantó SUR, de todos ellos, tres se encuentran en zonas de nueva ubicación y responden al interés «por fomentar la actividad económica y el empleo además de ofrecer un servicio público». Los nuevos espacios se ubicarán en la avenida Jorge Luis Borges, la calle Pilar y la calle Franz Kafka.

La concejala responsable del área, Elisa Pérez de Siles, ha explicado que todas las licencias serán anuales y renovables hasta el año 2031 y que las personas interesadas tendrán tres meses para presentar su solicitud. Como condición, los solicitantes deberán acreditar que disponen de un módulo, por lo que previamente deberán negociar la compra o alquiler con el propietario de la instalación en cuestión. En el caso de que queden vacantes, el Ayuntamiento se quedará con las licencias y podrá iniciar el expediente de retirada de los módulos.

Además, esta nueva resolución incluye una cláusula que permitirá al área disponer de la licencia en precario sin necesidad de sacar una nueva convocatoria, por lo que les dará más flexibilidad a la hora de conceder y retirar las licencias de los infractores. «Los objetivos son poner en valor los quioscos y ofrecer nuevas oportunidades de empleo», resume.

En el acto de presentación de esta convocatoria también ha participado el presidente de la asociación de quiosqueros Akima, Jerónimo Núñez, quien ha reconocido que el Ayuntamiento ha tenido mucha paciencia con los empresarios que han mantenido sus quioscos cerrados. «Hay muchos que llevan 6 ó 7 años cerrados por jubilación o enfermedad; es una pena que tengamos zonas como La Luz en donde no puedas comprar un periódico porque están todos cerrados», lamenta.

Estas nuevas autorizaciones municipales se concederán exclusivamente para la venta de prensa, frutos secos y chucherías o similares, aunque desde la asociación han solicitado al Ayuntamiento poder vender otros productos con los que paliar el descenso en las ventas. En este sentido, la edil Pérez de Siles ha afirmado que están estudiando un cambio en la ordenanza para permitirles vender otros artículos que ya están disponibles para la venta callejera.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos