El Ayuntamiento de Málaga instala desfibriladores en 25 coches de policía local y 25 edificios municipales

El Ayuntamiento de Málaga instala desfibriladores en 25 coches de policía local y 25 edificios municipales
Salvador Salas

Cada día se producen en Málaga de tres a cuarto muertes súbita, un 90% por infarto y un 10% por arritmias severas

Pilar R. Quirós
PILAR R. QUIRÓSMálaga

El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, ha presentado esta mañana los nuevos 50 desfibriladores adquiridos por el Ayuntamiento de Málaga, de los que 25 están instalados ya en los coches patrulla de la Policía Local y otros 25 en instalaciones municipales tales como juntas de distrito, mercados municipales, bibliotecas, el Palacio de Ferias y Congresos o Parcemasa. Con esta adquisición se eleva a 202 los aparatos en la ciudad para poder actuar con inmediatez ante las posibles situaciones de parada cardiaca, una medida que forma parte del Programa Málaga Cardiosaludable que impulsa el Servicio de Protección Civil, con el apoyo del Centro Municipal de Informática (CEMI), que ha realizado un geoportal desfibriladores.malaga.eu, donde se indica dónde están estos apartados, también ubicados en autobuses de la EMT. No hay disponibilidad para conocer la localización de los coches policía que los transportan por seguridad, según explicaba el director del CEMI, David Bueno.

Las cifras de la fatalidad que se podrían atajar con una buena red de desfibriladores y población bien formada en su uso las puso sobre la mesa el coordinador de 'Málaga cardioprotegida' y el coordinador regional de Plan Nacional de Resucitación Cardiopulmonar (RCP), Ángel García Alcántara, quien dijo que cada día en España se producían 100 muertes súbitas. «¿Esta es una cifra grande o pequeña? Vamos a verlo en otro contexto, es como si cada tres días se cayera un avión de pasajeros», como explicó García Alcántara, que subrayó que tras estar 42 años en la UCI tiene constancia que a la misma sólo llegan el 20% de las emergencias de la calle. Extrapolando estos datos a Andalucía y a Málaga, indicó que 17-18 muertes súbitas se producen a diario en la región, y de ellas, 3 o 4 a diario en Málaga. Por porcentajes, el 90% se deben a los infartos, y el 10% a arritmias severas, matizó. En esta línea, García Alcántara subrayó que aunque la máquina es muy importante, es esencial que se sepa usar, aunque los últimos modelos estén equipados con teleasistencia, es decir un especialista sanitario que indica cómo proceder en caso de infarto. De hecho, los nuevos desfibriladores sólo actúan por indicación de choque, es decir nunca lo harían si no fuese específicamente por una parada.

El alcalde Francisco de la Torre se congratuló de que el Ayuntamiento de Málaga ya disponga de 202 aparatos de estas características, y dijo que dentro de poco el objetivo es que Málaga tenga más de 400, entre empresas y hoteles que se estaban animando para que la ciudad esté en condiciones de dar una respuesta rápida y eficaz. «La persona afectada por parada debe ser atendida rápidamente con el desfibrilador, y debemos tener una cultura de resolver estos asuntos desde la sociedad civil», dijo el primer edil, quien subrayó que España es modelo en trasplantes, pero no en cardioprotección, al tiempo que subrayaba que al igual que hay extintores en los edificios para los incendios debería haber también desfibriladores para cuando haya una emergencia de esta tipología, añadiendo que además de los coches de la policía local también se han instalado en autobuses, y se espera hacerlo en vehículos de Limasa y en taxis.

Los nuevos equipos, que han tenido un coste de 60.000 euros, son de la compañía B+Safe, y ahora el Ayuntamiento va a formar a un total de 150 empleados públicos a través dela Escuela de Seguridad Pública, aunque los ciudadanos podían aprender apuntándose a través de la web www.expaumi.org, como indicó García Alcántara. En el caso de la Policía Local a fecha de hoy unos 200 policías, de los 650 que están en activo, podrían usarlos, según aseguró el superintendente, José Fernando Cerezo.