El Ayuntamiento de Málaga apuntala un muro de la Alcazaba afectado por un desprendimiento

Tablón y puntales que se han colocado en el tramo de la muralla de la Alcazaba afectado./Germán Pozo
Tablón y puntales que se han colocado en el tramo de la muralla de la Alcazaba afectado. / Germán Pozo

Este desperfecto se suma al desmoronamiento que se produjo en un tramo de la muralla del castillo de Gibralfaro a finales del año pasado

Jesús Hinojosa
JESÚS HINOJOSAMálaga

El conjunto monumental de la Alcazaba y Gibralfaro sigue mostrando síntomas de evidente y progresivo deterioro. A finales del año pasado, en el mes de noviembre, un tramo de la muralla norte del castillo de Gibralfaro se desmoronó por sorpresa cuando el monumento estaba abierto a los turistas. El Ayuntamiento adoptó entonces medidas provisionales de apuntalamiento para evitar que las inclemencias meteorológicas agravaran este desperfecto; y eso mismo ha hecho en los últimos días con una parte de la muralla sur de la Alcazaba que ha sufrido un desprendimiento y en la que se han colocado unos tablones de madera con puntales que se divisan desde el paseo del Parque.

Fuentes municipales consultadas por este periódico confirmaron que se ha adoptado esta medida provisional de apuntalamiento a la espera de una reparación definitiva del monumento, que deberá llevarse a cabo con el visto bueno de la Consejería de Cultura.

A raíz del desmoronamiento que se produjo en la muralla norte de Gibralfaro, el alcalde, Francisco de la Torre, anunció que se iba a poner en marcha un proyecto integral de revisión y restauración del conjunto monumental de la Alcazaba y Gibralfaro para evitar que volvieran a repetirse nuevos desprendimientos. En diciembre, todos los grupos municipales aprobaron una moción de Ciudadanos para que se llevara a cabo esta actuación, centrada especialmente en el castillo de Gibralfaro. Se pedía un diagnóstico urgente del estado de toda la fortaleza para desarrollar obras de consolidación y rehabilitación, y que el Ayuntamiento se coordine con la Junta para llevar a cabo un plan de mantenimiento y mejora continuado en el tiempo, que permita acometer reparaciones de forma inmediata para daños sobrevenidos.

Urbanismo no ha contratado aún las reparaciones que licitó el pasado octubre

Sin embargo, de esa iniciativa no ha vuelto a saberse nada más, como tampoco ha sido contratado todavía el paquete de pequeñas reparaciones en Gibralfaro y la Alcazaba que Urbanismo sacó a concurso en octubre del año pasado por un importe de 150.000 euros. En el proyecto para acometer estas mejoras, elaborado por el departamento de Arquitectura e Infraestructuras con la colaboración del estudio Yamur Arquitectura y Arqueología, ya se apuntaba que se habían detectado en ambos monumentos «problemas patológicos, avanzados o latentes, que afectan a diversos elementos y estructuras». «El primer reconocimiento, de carácter visual, apunta en ese sentido y hace plantear la ejecución de determinadas labores de conservación urgente para evitar el desarrollo de lesiones que pudieran ocasionar en fechas próximas mayores daños en los monumentos», señalaba el pliego de condiciones de la intervención. Asimismo, los técnicos admitían que algunas patologías que presentan estas construcciones han avanzado notablemente por su «falta de mantenimiento». El desprendimiento detectado en los últimos días en la Alcazaba prueba que su diagnóstico no era equivocado.