Hallan de madrugada a una conductora de 78 años tras desorientarse y quedar bloqueado su coche en una cañada a las afueras de Málaga

La anciana fue hallada en buen estado de salud poco antes de las 05.00 horas del sábado./SUR
La anciana fue hallada en buen estado de salud poco antes de las 05.00 horas del sábado. / SUR

La mujer, que permaneció dentro de su vehículo ocho horas, fue la que llamó para pedir ayuda. Al no saber precisar su ubicación, se activó un dispositivo para su localización

SURMálaga

Agentes de la Policía Nacional auxiliaron en la madrugada del sábado en Málaga a una conductora de 78 años tras desorientarse al volante y quedar su vehículo bloqueado en una cañada, a las afueras de la capital malagueña. Asustada por la caída de la noche y lo despoblado del lugar donde fue localizada, la mujer permaneció dentro de su auto al menos ocho horas hasta ser encontrada -en buen estado de salud- por una patrulla.

Este pasado día 15 de junio, en torno a las 01:30 horas, el 112 alertaba de que una conductora se había perdido y de que su automóvil había quedado bloqueado en un sendero en un lugar despoblado que no sabía ubicar.

Fue la propia conductora la que llamó a los servicios de emergencias. Antes había llamado al servicio de grúa, sobre las 21:00 horas, pero, al no precisar con exactitud la vía donde se encontraba, no había recibido asistencia. Sólo informaba que podía ver a lo lejos la torre del aeropuerto.

La mujer había ido a una revisión de su coche en el polígono Guadalhorce, pero a la vuelta cogió una dirección errónea y terminó con su automóvil averiado en un descampado.

Asustada por la caída de la noche y lo inhóspito del lugar, una cañada cerca de un arroyo, entre los barrios de Intelhorce y el Tarajal, la mujer estuvo en el coche, al menos, ocho horas hasta ser localizada.

Se llevaron a cabo múltiples indagaciones con los escasos datos que se tenían de ella y del vehículo a su nombre. Finalmente la septuagenaria fue hallada en buen estado de salud poco antes de las 05.00 horas. Permanecía en el coche asustada, pero a la vez aliviada con la llegada de los primeros agentes.