La autopsia confirma que la bebé intervenida sufrió una lesión en el corazón y murió

EFE MÁLAGA.

La autopsia practicada a la bebé de cuatro meses que falleció después de ser intervenida para realizarle un cateterismo determina que se le lesionó la válvula mitral del corazón, por lo que sufrió una insuficiencia mitral grave que requirió de hasta tres intervenciones más.

La pequeña falleció el pasado 30 de septiembre y el Juzgado de Instrucción número 7 de Málaga investiga un posible homicidio imprudente, por lo que ya tomó declaración en calidad de investigado al médico que le intervino quirúrgicamente para determinar si pudo haber una mala praxis médica.La niña nació por parto natural el 12 de mayo de 2017 en Almería pero al tercer día le diagnosticaron una dolencia una cardiopatía congénita de la válvula aórtica, por lo que fue derivada al Hospital Materno de Málaga.