Asaja, COAG y UPA exigen precios justos a los ganaderos por la leche de cabra

A. PELÁEZ MÁLAGA.

El sector caprino de leche no pasa por su mejor momento. Todo lo contrario, la caída del precio de la leche de cabra ha colocado a algunos ganaderos en una situación insostenible, al asegurar que el precio que les paga la industria no cubre los costes de producción. Ante esta situación, organizaciones agrarias y ganaderas como Asaja Málaga, COAG y la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA) han salido en defensa del sector y exigen que los ganaderos reciban precios justos por la leche.

El sector caprino malagueño es uno de los principales a nivel nacional. La provincia concentra más de 1.500 ganaderos de caprino, lo que hace que Málaga cuente con unas de las mayores concentraciones de caprino del país y una de las mayores de Europa. El censo de ovino-caprino de la provincia asciende a 374.867 animales, de los que 235.678 son cabras. Málaga lidera también la producción de leche de cabra a nivel nacional, con unos 80 millones de litros. Además, la provincia dispone de una raza autóctona, la cabra malagueña, reconocida por su gran capacidad de producción láctea y la calidad de sus chivos lechales.

Según informó ayer Asaja en un comunicado, la Interprofesional Léctea (INLAC) ha reunido esta semana a representantes de la industria, ganaderos y productores para analizar la situación de la leche de cabra, encuentro tras el cual la asociación exige a la industria que pague precios justos a los ganaderos por la leche, «ya que nos encontramos con que el precio ha caído un 4%, mientras que el coste está, según datos de la Junta de Andalucía, por encima del precio que perciben actualmente. Los ganaderos llevan, por tanto, dos años percibiendo por la leche un precio menor a los gastos de producción».

Asaja Málaga hace un llamamiento para que industria, ministerio y ganaderos aúnen esfuerzos de manera que se compensen los gastos de producción y se regule la oferta.

UPA señala que los productores cobran entre 48 y 50 céntimos por un litro de leche, mientras que los costes de producción, no dejan de subir año tras año, superando en la actualidad los 65 céntimos. Asimismo, recuerdan que el consumo de la leche de cabra ha aumentado en los últimos años.

Para UPA, sus cualidades la hacen ideal para la elaboración de quesos, destinándose en su mayoría a queso fresco, semicurado y curado. En la venta al público el kilo de queso ronda los 12 euros, y un litro de leche fresca, 1,40 euros. «Sin embargo, el ganadero no percibe más de 50 céntimos/litro», asegura la UPA.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos