Arrimadas anima a votar el 26M para «contener» las políticas de Sánchez

Cassá y Arrimadas, este mediodía en la fábrica de Cruzcampo. /Salvador Salas
Cassá y Arrimadas, este mediodía en la fábrica de Cruzcampo. / Salvador Salas

La portavoz de Ciudadanos plantea las municipales como una revancha contra la victoria socialista en las generales e invita a «reventar las urnas de ilusión naranja»

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

A primera hora del día estaba en La Línea de la Concepción. Por la tarde viajará hasta Granada. En medio, una cerveza rápida a la que apenas da un par de buches en Málaga. La agenda de Inés Arrimadas, el mayor reclamo electoral de Ciudadanos tras Albert Rivera, no ofrece tregua. Este mediodía ha parado en la fábrica de Cruzcampo, en calle Trinidad Grund, para reclamar que el 26 de mayo «reventemos las urnas de ilusión naranja». Presentada brevemente por el candidato a la Alcaldía, Juan Cassá, la recién elegida diputada nacional plantea los comicios municipales como una revancha contra la victoria socialista del 28 de abril. Por eso pide que los ayuntamientos, en la próxima legislatura, sirvan para «contener las políticas de Sánchez».

Arrimadas también dirigió sus dardos al PP. En el plano local, la portavoz de Ciudadanos considera que Málaga «necesita aire fresco, un cambio, un voto limpio, reformista y liberal y un alcalde sin mochilas, que sepa lo que es ser trabajador por cuenta ajena y propia». Más de veinte años de mandatos populares «ya son suficientes». Ahora la ciudad «tiene que despegar con un proyecto sensato y un equipo que sepa lo que es trabajar fuera de la política». La lectura se extiende al análisis nacional. La formación naranja cree que el último batacazo electoral del PP legitima a Rivera como líder de la oposición, un escenario que Arrimadas defiende con vehemencia: «El PP se desmorona. Hay que elegir entre lo nuevo o el pasado. Para hacer frente al populismo, lo digo por experiencia propia, hay que estar limpios. Porque si estás todo el día pensando en tus problemas internos, en cuántos escaños has perdido, no puedes liderar la oposición a Sánchez».

Arrimadas ha recordado los buenos resultados de su partido en la provincia: «Estamos en un bastión naranja. Cada vez que se abren las urnas tenemos un resultado estupendo». En esa labor de «contención» que en su opinión deben ejercer los próximos gobiernos locales contra el Ejecutivo nacional, quien fuera líder de la oposición en Cataluña invita a seguir la fórmula andaluza: «Cuando Sánchez suba impuestos, los ayuntamientos deben bajarlos. Cuando pongan trabas absurdas, los ayuntamientos deben eliminar obstáculos para facilitar el emprendimiento. Cuando el PSOE cree chiringuitos para enchufados, hay que optar por una organización sensata». En plena Costa del Sol, la candidata naranja tuvo que aclarar que la inquina de su partido contra los chiringuitos no resulta literal: «El otro día me preguntaba una señora si íbamos a acabar con los chiringuitos. ¡No! Nos encantan los de las playas, esos son los buenos, pero no los que sirven para tener a enchufados con sueldos de 80.000 euros, como ocurría en la Junta de Andalucía».

El cambio de gobierno autonómico es el otro mástil al que se aferra Ciudadanos esta campaña. Arrimadas ha confesado que «fui feliz viendo la cara de Susana Díaz el 2 de diciembre» y defiende que Andalucía «no estaba condenada al fracaso, sino que estaba fatal gestionada». La formación naranja gobierna en San Telmo junto al PP tras la investidura facilitada por Vox, del que Ciudadanos evita hablar. «Hemos eliminado requisitos burocráticos, hemos bajado los impuestos y hemos acabado con la corrupción». Por eso «hay que hacer tándem con la política de Marín», vicepresidente andaluz, un objetivo que pasa por hacer alcalde a Cassá: «En Málaga lo vamos a petar. Gracias a Málaga gobernamos en Andalucía y no tenemos que soportar otros cuatro años del PSOE. Ahora hay que levantar las alfombras en el Ayuntamiento, porque veinte años dan para tapar muchas cosas, pero tampoco tenemos miedo a mantener las cosas que se han hecho bien».

Arrimadas ha sacado tiempo para pedir el voto a su partido en las elecciones europeas que también se celebrarán el 26 de mayo: «Málaga tiene proyección en todo el mundo. Es una ciudad cosmopolita, abierta. Hay que aprovechar eso. A nivel turístico, industrial, de seguridad... Todo eso tiene que ver con lo que se debate en el Parlamento europeo. Y tenemos que combatir la propaganda separatista, porque ya sabemos que el Gobierno no hará nada. Necesitamos que el partido de los demócratas y los liberales, que somos nosotros, sea fuerte en Europa. Por eso hay que votar a Garicano y su lista». En clave personal, la portavoz naranja reconoció que su trabajo en Cataluña «ha sido muy intenso y he visto cosas que no creeríais». Por eso sintió «pena» al despedirse del Parlament: «Y eso que no soy sensiblera. No lloré ni con el final de 'Titanic'».

Cassá aprovechó la celebración de la Noche en Blanco para anunciar que, en caso de acceder al Gobierno local, Ciudadanos «redoblará los esfuerzos con el Festival de Cine y el Festival de Jazz, además de traernos los Goya a Málaga». El candidato naranja también se comprometió a impulsar «un gran festival de música independiente» y apeló al voto joven: «Traemos propuestas modernas, venimos de un partido liberal. Todas nuestras políticas van encaminadas a modernizar la ciudad para dar esperanza a los más jóvenes».