Las raíces malagueñas suenan a verdiales

Uno de los grupos participantes./Migue Fernández
Uno de los grupos participantes. / Migue Fernández

Veintisiete pandas se dan cita en la Fiesta Mayor para disputarse el tradicional concurso en los estilos Montes, Almogía y Comares

VICTORIA BUSTAMANTE

Pocas cosas son tan características y autóctonas como los verdiales. Un singular fandango compuesto por voz, música y baile que data de siglos de historia, que sigue vivo y podemos constatarlo año tras año en la Fiesta Mayor de Verdiales que se celebra en Puerto de la Torre, el certamen más importante de la provincia. Ayer el distrito celebró su edición número 57 en una jornada llena de folclore donde veintisiete pandas se dieron cita en el concurso que recoge los tres estilos, Montes, Almogía y Comares. Desde las doce de la mañana y hasta casi las once de la noche no pararon de sonar castañuelas, guitarras, panderos y violines, acompañados de los aplausos de centenares de personas que asistieron al encuentro en el recinto ferial.

El buen tiempo acompañó a las pandas que se batieron en los tradicionales choques, duelos instrumentales de los que salió ganadora Benagalbón. El concurso comenzó con el estilo Comares donde competían seis pandas, Arroyo Conca, El Borge, San Isidro de Periana, Raíces de Málaga, Veléz-Málaga y Primera de Comares. Tras el veredicto del jurado compartieron el primer premio las pandas Primera de Comares y Arroyo Conca, empatadas con una puntuación de 28.75 sobre 30. Esta última además se hizo con los premios a mejor cantaora, mejor bajín y mejor baile trenzaíllo.

Además por primera vez este año se proclamó una fiestera de honor, la cantaora Virginia Gámez que fue coronada por la presidenta de la Federación provincial de Pandas de Verdiales de Málaga, Victoria Castillo, con el típico sombrero de verdiales. Castillo quiso entonces destacar la unión de los verdiales y el flamenco, «que van cogidos de la mano desde que nacieron».

El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, no quiso perderse la celebración y acudió junto con los representantes de los distintos partidos políticos. El regidor destacó la importancia de este folclore que solo existe en la provincia de Málaga, siendo una «seña de identidad». Por último reivindicó que los verdiales «tienen vida propia, están muy arraigados y muy vivos», enfatizando que «debemos cuidarlos».

El más relevante

Esta intervención dio paso al concurso del estilo Montes, el más relevante en este certamen con una participación de catorce pandas: Bataná, Mangas Verdes, La Torre, Benagalbón, Montes Guadalmedina, Primera del Puerto, Primera de Montes, Jotrón y Lomillas, El manantial, Moclinejo, Satón Pitar, Teatinos, Isabel Portillo y Santa Catalina. Finalmente se hizo con el primer premio la panda Jotrón y Lomillas.

El jurado cambiaba en cada estilo con especialistas del mismo, formado por tres personas que puntuaron diferentes aspectos como la musicalidad, el baile o la percusión. Un jurado con una gran responsabilidad al que el público, entregado, replicaba cuando daba una nota que a este le parecía baja.

En torno a las ocho y media de la tarde comenzó el último concurso, Almogía, el estilo con el baile más rápido. Se enfrentaban: San Lorenzo Mártir, Los Moras, Raíces de Almogía, Coto Tres Hermanas, De Almogía, El Capitán y Raíces de los Moras. Finalmente quedaron empatadas las pandas Raíces de Almogía y Coto Tres Hermanas, compartiendo el primer premio, cerrando así una jornada llena de música y tradición.

Migue Fernández

 

Fotos

Vídeos