El Área de Personal del Ayuntamiento de Málaga aplicará la sentencia del TSJA para que las jefaturas sean por concurso

Interior del Ayuntamiento./
Interior del Ayuntamiento.

Aunque recurrirá al Supremo el fallo que le da la razón al funcionario azote Wenceslao Alonso, activará este sistema de designación

Pilar R. Quirós
PILAR R. QUIRÓSMálaga

El área de Personal del Ayuntamiento afirmó ayer a esta sección que está en vías de cumplir la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) contra el nombramiento de seis jefaturas en comisión de servicio (sin concurso), que ganó el funcionario azote Wenceslao Alonso, aunque recurrirá el fallo al Tribunal Supremo. Lo que quiere decir exactamente el área de Personal es que tiene como objetivo cumplir con los preceptos generales de la sentencia hasta que se pronuncie el Supremo. En concreto, esta área explicaba que la Relación de Puestos de Trabajo (RPT), que fue remitida a los sindicatos el mes de diciembre del año pasado, ya ha pasado por el periodo de alegaciones inclusive, y está a punto de presentarse en la comisión de Economía para su aprobación, y que con este documento pondrían en marcha los concursos para acceder a las jefaturas, pero no a todas. Según esta RPT sólo serían puestos de libre designación, es decir lo que se llama vulgarmente a dedo, las jefaturas de servicio (están en la cúspide de la función pública), puestos de staff como las direcciones generales y secretarías de área así como el servicio de escolta que tienen algunos ediles, entre ellos el alcalde Francisco de la Torre. Las jefaturas de sección y las de negociado habrían de ser por concurso.

El Alto Tribunal andaluz falló que el Ayuntamiento hace un mal uso de las comisiones de servicio, y que «existe desviación de poder en la conducta de la Administración pues una vez existen puestos que llevan más de quince años sin haberse ofertado por el sistema de concurso, son ofertados a través de comisiones de servicio, utilizando para ello una norma de cobertura para tratar de dar apariencia de legalidad».

Las palabras de los magistrados del TSJA son especialmente duras con este sistema de consignación de puestos a través de la comisión de servicios (provisional), que es el sistema que ha elegido estos últimos años el Ayuntamiento para colocar a dedo a los nuevos jefes. Es más, el TSJA abunda en que no se aprecian razones de urgencia y provisionalidad, e incluso hace valer que el pleno del Ayuntamiento acordó instar al equipo de gobierno municipal «a cubrir las vacantes por el sistema de concurso y no por el sistema de comisión de servicios, máxime cuando en éstas plazas no se cubren los mínimos legales relativos a las funciones del puesto, el nivel del mismo y los criterios de interés público y méritos a valorar».

Es cierto que el área de Personal ya había informado de que estaba realizando una Relación de Puestos de Trabajo (RPT) en la comisión de Economía, y sobre este particular el Alto Tribunal Andaluz afirma en su fallo que no hace falta tal documento ya que «en la actualidad existe un catálogo que permite acudir al concurso, máxime cuando no se justifican las razones de urgencia inaplazable que justificasen el mismo, no su provisionalidad».

En el caso concreto de las seis jefaturas en cuestión, el TSJA afirma que el Ayuntamiento había infringido la jurisprudencia sobre los nombramientos discrecionales en los seis puestos a cubrir en este caso, ya que «no eran directivos, ni altos cargos, sino simples jefaturas, que en la estructura de la administración general son de nivel bajo y medio».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos