Apuñala a un hombre en el interior de un gimnasio de Pedregalejo

El agresor es detenido por la Policía. / SUR

La agresión se produjo después de que los dos implicados, que no son usuarios del centro, mantuvieran una pelea en el exterior

Fernando Torres
FERNANDO TORRES

Dos hombres empezaron una discusión frente al gimnasio Aviva! Málaga, en Pedregalejo, y tras un intercambio de palabras y empujones, uno de ellos golpeó con un casco de moto al otro en la cabeza, causándole una herida abierta. Tras el primer enfrentamiento, el agredido se dirigió a un bar cercano, cogió un cuchillo «de grandes dimensiones» –según varios testigos– y regresó en busca del otro individuo, que se había refugiado en el interior del club deportivo y pedía a los presentes que llamasen a la policía. Pese a que los responsables del centro intentaron impedir su acceso, el primer herido rompió los tornos de entrada y apuñaló a su agresor, que fue trasladado de urgencia al hospital. La Policía Nacional detuvo al portador del arma blanca, aunque no se descartaban más arrestos.

Los hechos se produjeron ayer en torno a las 12.30 horas. Al parecer, tras recibir el impacto del casco en la cabeza, amenazó a su agresor: «Te voy a matar». En ese momento un miembro del gimnasio salió para alertarles de que ya habían avisado a la Policía y, de hecho, trató de impedir que el herido se marchase para que pudiera declarar. Sin escuchar sus palabras, le dio un empujón para dirigirse al local, situado en el siguiente número de la calle en la que se encuentra el Aviva! Málaga (avenida Juan Sebastián el Cano).

La escena causó un gran impacto entre quienes la presenciaron. Según fuentes del gimnasio, conforme observaban al segundo agresor aproximarse al acceso con el cuchillo en la mano, la dirección del gimnasio ordenó a los usuarios que se refugiasen en una zona apartada. Mientras, algunos empleados se colocaron en los accesos a la zona de la piscina y al área de ejercicios. El segundo individuo consiguió alcanzar a su agresor y le apuñaló –se desconoce cuántas veces–, justo antes de que varios agentes de la Policía Nacional llegasen al lugar de los hechos.

Mientras que el agresor se dirigía al centro ya con el arma blanca en su poder, desde la gerencia del gimnasio mantenían una conversación con la sala de emergencias para informar de lo que estaba sucediendo. «No sabíamos si iba a buscar al del casco o si se iba a enzarzar con todo el mundo», relataron.

Hasta el gimnasio se desplazaron, además, varias patrullas de la Policía Local y efectivos sanitarios del 061. Los agentes se incautaron tanto del arma blanca como del casco y la investigación está abierta. Los dos implicados tuvieron que recibir atención sanitaria, uno en el Hospital Clínico y otro en el Hospital Regional. Varios de los testigos, entre ellos varios responsables del bar en el que el individuo cogió el cuchillo, acudieron a dependencias policiales para relatar lo sucedido.

El gimnasio reportó también el incidente al área de Deportes del Ayuntamiento de Málaga, aunque ninguno de los dos implicados está vinculado con el club. «No son usuarios de ninguno de nuestros servicios», apuntaban.

Según varios testigos, el agresor que empleó el arma blanca había estado desayunando esa misma mañana en el mismo establecimiento del que posteriormente extrajo el cuchillo. Varias personas coinciden en que presentaba un estado «alterado». Además, al parecer, ambos se conocían por ser vecinos de la misma zona, aunque este extremo no pudo confirmado, al igual que se desconocen las causas que originaron el encontronazo y las posteriores agresiones.