Los aparcamientos reservados para patinetes mejoran la convivencia pero reducen el uso

Patinetes eléctricos de alquiler en el punto de aparcamiento existente frente a la Aduana. /Pedro J. Quero
Patinetes eléctricos de alquiler en el punto de aparcamiento existente frente a la Aduana. / Pedro J. Quero

Vecinos advierten que su presencia aumenta en los barrios, donde hay menos control, y las marcas piden más puntos donde poder dejarlos

Ignacio Lillo
IGNACIO LILLOMálaga

La creación, justo antes de la pasada Semana Santa, de una red de 29 puntos de aparcamiento reservado para patinetes, distribuidos por el Centro, los paseos marítimos, el Soho y barrios como Pedregalejo, Huelin y Teatinos ha supuesto una notable mejora de la convivencia ciudadana y una bajada de las quejas. Aunque, en paralelo, se ha producido una caída de su uso, dado que ya no es tan fácil encontrarlos. Además, muchas veces las paradas están lejos del punto al que el usuario quería llegar, lo que va en detrimento de su mayor ventaja competitiva, que es ser un transporte «de última milla» .

La concejala de Movilidad del Ayuntamiento, Elvira Maeso, pone de relieve que las operadoras han reconocido a Málaga por ser «pionera» entre las grandes ciudades españolas en la implantación de espacios de uso exclusivo para estos vehículos en la calzada, donde compite con el coche y no con el peatón. «Ya no nos encontramos casi patinetes en medio de las aceras y molestando como antes», comenta. «Las calles están más ordenadas, y cuando los detectamos avisamos desde Movilidad a las empresas para que haya más control; estamos haciendo un seguimiento para ver si alguna es más permisa o trabaja peor». A su juicio, la iniciativa de los aparcamientos se une a la posibilidad de que la Policía Local los pueda sancionar y la grúa retirarlos cuando estén mal estacionados. «La regulación es un clamor de todas las ciudades, la DGT tiene que definir las normas de todos los tipos de nuevos vehículos», como ocurre con las motos eléctricas tipo 'chopper', que no pueden ir por la acera, a pesar de su uso está cada vez más extendido.

Los usuarios de este tipo de servicios han descendido en Málaga tras la nueva normativa

En cuanto a la red de estacionamientos –que las marcas consideran claramente insuficiente– Maeso explica que los emplazamientos se definieron por un un estudio de las áreas urbanas con más uso. Aunque la intención es ampliarla, pone de relieve la dificultad que existe por la falta de sitio en el Centro y la competencia del resto de usuarios (carga y descarga, motos, taxis, etc).

Menos problemas en el Centro

Alfredo de Pablos, presidente de la plataforma Málaga Accesible, reconoce que se ven menos patinetes que antes de la entrada en vigor de la norma, aunque aboga por esperar a que llegue definitivamente el buen tiempo para evaluar la situación. En cambio, advierte que los operadores se están desplazando cada vez más a los barrios, donde hay menos control, y de esta forma baja la presión en el Centro. «Lo que está pasando es que el problema no se soluciona, sino que se desplaza». De Pablos cree que su uso ha perdido atractivo tras las recientes medidas municipales.

Desde las filas de las empresas, Gerard Sellarés, responsable en España de Wind Mobility, asegura que la demanda ha caído mucho en los últimos días, e incluso ya hay marcas que están retirando parte de su flota de la capital.El directivo valora que en Málaga el Ayuntamiento no haya prohibido la actividad y sí haya creado zonas para aparcar, pero cree que las 29 disponibles «se quedan muy cortas». «Son muy insuficientes, en cada punto hay montañas de patinetes apilados», critica, y pone de relieve que en otras ciudades europeas se están desplegando «cientos de puntos». Aunque ya no se suelen ver en medio de las aceras, la distancia a las reservas de estacionamiento les resta competitividad: «Es un servicio de última milla y así no tiene sentido».

Desde Voi, un portavoz coincide en que se ha detectado una bajada, aunque no alarmante. «Es positivo que exista una regulación pero pedimos al Ayuntamiento que habilite más puntos de aparcamiento». Bird también reclama al Consistorio la ampliación de la red de 29 espacios actuales, ya que se ha perdido flexibilidad para los potenciales clientes y estos usan menos los patinetes.