«En el alzhéimer hay que acabar con la idea de que el olvido es cosa de la edad»

Cristóbal Canero, Paloma Ramos, Víctor Campos y Mercedes Florido, ayer. /SUR
Cristóbal Canero, Paloma Ramos, Víctor Campos y Mercedes Florido, ayer. / SUR

Expertos dicen que esa enfermedad neurodegenerativa se diagnostica «tarde y mal» cuando se puede detectar a tiempo

Ángel Escalera
ÁNGEL ESCALERAMálaga

El alzhéimer es una enfermedad neurodegenerativa que afecta a unas 16.000 personas en la provincia de Málaga. Aunque aún no hay un tratamiento curativo, es fundamental diagnosticar este padecimiento lo antes posible para establecer terapias farmacológicas y no farmacológicas que frenen su avance. «El alzhéimer se diagnostica tarde y mal cuando se puede detectar a tiempo», dijo ayer el neurólogo Cristóbal Carnero, responsable de la unidad de deterioro cognitivo de Vithas Málaga, en el transcurso de una jornada en la que se abordó la importancia de diagnosticar el alzhéimer cuanto antes. «Hay que acabar con la idea de que los olvidos son cosa de la edad», puso de manifiesto el doctor Carnero, ya que eso propicia el retraso en los diagnósticos.

En la jornada, que fue presentada por la directora médica de Vithas Parque San Antonio, Carmen Cortes, participaron además de Cristóbal Carnero, el neurólogo y jefe del área de neurociencias de Vithas Costa del Sol, Víctor Campos; la presidenta de la Asociación de Familiares de Personas con Alzhéimer y otras demencias de Málaga (AFA), Paloma Ramos, y la neuropsicóloga de la unidad de deterioro cognitivo de Vithas Málaga, Mercedes Florido. El acto se desarrolló en el Colegio de Médicos. Mañana se celebrará el Día Mundial del Alzhéimer, un padecimiento que va en aumento asociado al envejecimiento.

El doctor Carnero indicó que el alzhéimer es una enfermedad que empieza antes de que surjan los primeros síntomas y, que por tanto, se puede detectar antes de que aparezcan esos signos. Sin embargo, «se diagnostica tarde y mal», hecho que favorece que hasta el 60 por ciento de los pacientes no estén diagnosticados. A su juicio, lo importante es identificar la enfermedad a tiempo, cuando se manifiestan los síntomas iniciales. «Lo que hay que hacer es estudiar a los pacientes lo más precozmente posible para dar con la causa del problema y establecer el tratamiento adecuado», señaló este especialista en neurología.

Carnero significó que para combatir el alzhéimer, aunque no hay un remedio que lo cure, se pueden hacer cosas que permiten ralentizarlo. «De lo que se trata no es tanto de que los pacientes mejoren, sino de que no empeoren». Este experto aclaró que las personas con deterioro cognitivo no siempre sufren alzhéimer, por lo que es clave hacer un buen estudio de cada paciente y determinar cuál es su grado de afectación.

En cuanto a cómo lograr un diagnóstico precoz, el neurólogo Víctor Campos indicó que, una vez que se detectan signos de sospecha, hay que realizar un estudio neuropsicológico condensado para medir si hay deterioro o no. Además, a través de técnicas de imagen, se puede ver bien si alguna parte del cerebro empieza a estar alterada. Igualmente, es necesario preguntar a los familiares de los enfermos para conseguir datos que facilitan el diagnóstico. En cuanto a los test genéticos, el doctor Campos precisó que en pocos casos sirven para anticipar la aparición del alzhéimer. «La genética puede ayudar a saber que se tiene cierta predisposición, pero, salvo en casos puntales, hacer estudios genéticos es complicado y genera mucha angustia», afirmó este neurólogo.

Para los familiares, es prioritario saber que un ser querido padece alzhéimer, porque así podrán cuidarlo mejor, subrayó Paloma Ramos. «Desde 1998 venimos reclamando la importancia del diagnóstico precoz», recordó la presidenta de AFA, que defendió que cada enfermo reciba la terapia que le corresponde.

El baile y la lectura como modo prevenir la enfermedad

El alzhéimer no tiene cura en estos momentos, pero hay una serie de pautas de conducta que son útiles para prevenir esa enfermedad neurodegenerativa. Entre los comportamientos recomendables hay cosas simples, pero efectivas. Entre ellas está el baile, explicó ayer el neurólogo Cristóbal Carnero. Según dijo, al bailar hay que poner a trabajar a la mente para aprender una serie de pasos (ejercicio cognitivo) y, con el movimiento, se practica ejercicio físico. A ello se unen las relaciones sociales, ya que el baile no se hace en solitario. Otras actividades recomendables son leer, hacer crucigramas, aprender un idioma, salir, comer de forma saludable y hacer ejercicio. «Hay que cuidarse y tratar de ser feliz», aconsejó Carnero.