Alfonso Guerra: «En las municipales cuenta mucho la impronta del candidato»

Alfonso Guerra, entre José Luis Ruiz Espejo y Paulino Plata./SUR
Alfonso Guerra, entre José Luis Ruiz Espejo y Paulino Plata. / SUR

«El PP nunca se arrepentirá lo suficiente de haber pactado en Andalucía con la extrema derecha», detalla el político socialista

Pilar R. Quirós
PILAR R. QUIRÓSMálaga

Entre tanto ruido electoral, promesas al aire y mensajes manidos, la conferencia-diálogo que ofreció ayer el histórico socialista Alfonso Guerra en el Rectorado, en la que comparaba el mayo del 68 francés con los levantamientos estudiantiles de 1956 en España y la construcción de la Transición, supuso un agradable impasse entre tantas siglas. Aun así, era imposible no preguntarle por el momento político en el que vive el país, inmerso en unas elecciones municipales, europeas y autonómicas en algunos puntos. Guerra dijo de las primeras, las locales, que son unos comicios muy difíciles de calibrar, «es difícil hacerlas homogéneas a las anteriores porque aquí juega mucho la personalidad del candidato, sobre todo si ya ha sido alcalde». En esta línea, puntualizó que en este caso «la presencia de una persona puede jugar con una fuerza superior a la de las siglas». No obstante, afirmó que parece que en general el PSOE va a tener una preeminencia sobre los otros partidos, pero que esto no valía para todos los casos. «Hay casos en los que la impronta personal de un candidato juega muy fuerte, bien a favor o en contra de las tal o cual partido». De las autonómicas, que definió más políticas, subrayó que sí le irá mejor al PSOE. Fue muy duro con el PP tanto en sus declaraciones a los medios como durante la conferencia:«El PP nunca se arrepentirá lo suficiente de no haber condenado la dictadura de Franco y de haber pactado aquí (Andalucía) con la extrema derecha». Cuando este periódico le preguntaba por las medidas actuales del Gobierno andaluz, que no denotan este extremismo hasta la fecha, explicaba que «todavía no se ve mucho porque no se han enterado de nada, porque tienen un desconocimiento total de la administración; fíjese que han rogado a muchas personas que estaban nombradas por el PSOEque se queden porque no saben, no entienden». En este punto, añadió que se irá viendo, pero que lo que más le preocupa es que no ofrecen nunca a la sociedad española una derecha moderna, «esto es más grave que esta o aquella medida que estén adoptando», dijo el exvicepresidente socialista, cuya semblanza, en la clandestinidad así como su peso durante la Transición, fue realizada por el profesor de Historia Contemporánea de la UMA, Fernando Arcas.