Cosas de la Ciudad

Alcazaba-Gibralfaro: los insectos, visitantes no deseados

Vestíbulo de entrada a la Alcazaba, donde avispas o abejas están causando molestias./
Vestíbulo de entrada a la Alcazaba, donde avispas o abejas están causando molestias.

Desde hace varias semanas los trabajadores y visitantes sufren las molestias de unos insectos que parece que se han asentado en algunas dependencias

José Manuel Alday
JOSÉ MANUEL ALDAYMálaga

Desde hace varias semanas los trabajadores de la Alcazaba y del castillo de Gibralfaro vienen sufriendo las molestias de unos insectos que parece que se han asentado en algunas dependencias de estos lugares y que de igual modo está causando molestias a los numerosos visitantes que reciben estos monumentos. «Hemos tenido un puente de Todos los Santos con un número de visitantes extraordinario y la presencia de esos insectos, que alguien dice que se trata de avispas africanas por su agresividad, ha sido una pesadilla no solo para los que trabajamos aquí, sino para los numerosos turistas que nos visitaban», relata un trabajador de las instalaciones. En un rincón del edificio de recepción de la Alcazaba se podía ver ayer a un buen número de insectos en el suelo, mientras que algunos de los turistas que contemplaban la maqueta del monumento espantaban como podían los que revoloteaban por la sala.

Según Luis Medina-Montoya, director general del Área de Sostenibilidad Medioambiental del Ayuntamiento de Málaga, operarios de este departamento han actuado hace unas semanas en algunos lugares de la Alcazaba y de Gibralfaro ante la presencia de insectos, aunque negó que se trate de avispas africanas. «Se ha actuado en las oficinas de la Alcazaba, en la zona de la pirámide de cristal en calle Alcazabilla y en el museo del castillo de Gibralfaro, aunque aún no hemos aclarado la especie, pues unas veces se trata de avispas y otras de abejas». El director de Sostenibilidad indicó que se trata de actuaciones normales que realizan con cierta frecuencia.

Algunos de los insectos yacen en un rincón de la sala.
Algunos de los insectos yacen en un rincón de la sala.

Mirador: cerrado al público desde el accidente

El mirador de la Alcazaba de Málaga permanece cerrado desde que el pasado día 9 de octubre un menor de tres años de edad y de nacionalidad alemana se precipitara desde una altura de siete metros y fuera a caer junto al Centro de Interpretación del Teatro Romano. El niño se encontraba de visita en la pasarela del mirador y, por causas que no pudieron ser determinadas en su momento, se precipitó por la zona donde se encuentra una barandilla. Trasladado hasta el hospital por los servicios de emergencias sanitaria, fue dado de alta al día siguiente de su ingreso tras permanecer en observación.

El Ayuntamiento anunció su intención de reforzar la seguridad en la zona, aunque en un principio no se pudo constatar el lugar exacto por el que se produjo la caída, si fue por el hueco de la barandilla o por unas piedras situadas en las inmediaciones.

Zona del accidente.
Zona del accidente.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos