La Alameda se abre a los ciudadanos tras la mayor transformación en un siglo

Los primeros transeúntes recorren el paseo recién estrenado./Ñito Salas
Los primeros transeúntes recorren el paseo recién estrenado. / Ñito Salas

La mayor parte del espacio se ha restablecido para que se pueda disfrutar durante la feria, y el resto lo hará antes de las próximas navidades

Ignacio Lillo
IGNACIO LILLOMálaga

La Alameda Principal se abrió ayer a los ciudadanos tras la mayor transformación en casi un siglo, que le ha permitido acercarse a lo que era en sus orígenes: un gran salón para la vida de la ciudad. Lo hace tras la peatonalización de los laterales sur y norte, aprovechando las obras del metro en este último, aunque el tráfico se mantiene en el eje central, que estará dedicado sobre todo para los autobuses de la EMT y sus paradas.

Aunque nació a finales del siglo XVIII, su imagen actual se debe a la remodelación realizada en las postrimerías del XIX, cuando se plantaron los ficus que le dan su imagen característica, hoy ya centenarios, y se instaló el monumento al marqués de Larios. La apertura al tráfico se produjo en 1925 y cambió radicalmente el uso del antiguo paseo, para convertirlo en una carretera hostil de hasta once carriles, por la que pasaban hasta 60.000 vehículos en fechas recientes. Ahora, los trabajos del suburbano han demostrado que la ciudad puede seguir viviendo sin tanto tráfico, y han abierto la puerta a la mayor transformación de la que está llamada a convertirse en una segunda calle Larios.

En realidad, con 23.000 metros cuadrados de espacio de uso ciudadano es mucho más grande que Larios, y de hecho los comerciantes ya comienzan a tomar posiciones en este nuevo escaparate. Sobre una solería que recuerda mucho a la de aquella, la reurbanización ha supuesto multiplicar el ajardinamiento, con parterres de plantas ornamentales y flores, palmeras y naranjos, franjas de césped intercaladas, fuentes para beber agua, bancos para descansar y hasta una zona de juegos infantil en el extremo más próximo a la Alameda de Colón. También ha habido algunos cambios que han resultado polémicos, como la sustitución de las antiguas farolas por otras de diseño vanguardista; y los quioscos para los vendedores de flores, que no convencen a estos por su tamaño reducido.

Otro gran hito, que también tuvo su contestación social, ha sido el traslado del conjunto escultórico restaurado del Marqués de Larios, que mira ahora hacia su calle desde más cerca, y que ha supuesto eliminar la falsa rotonda anterior. El tráfico de autobuses en sus paradas habituales volverá hoy, después de varios meses de traslado; mientras que el de los coches privados lo hará previsiblemente en septiembre. El paso de vehículos estará limitado a la franja central, con cinco carriles, de los que tres serán para autobuses y taxis (en ambos sentidos) y dos para privados, en dirección única hacia el oeste. Para el asfaltado se han empleado hormigones percolados fotocatalíticos, con propiedades descontaminantes.

La ejecución de la zona norte está al 72%, a falta del tramo más simbólico, el que va desde Puerta del Mar hasta Larios, y que permitirá conectar ambos ejes. Este abrirá antes de la próxima Navidad, según las previsiones de la Junta, que se ocupará de ensolarlo una vez que el Ayuntamiento concluya la renovación de las canalizaciones. Aunque no se pudo inaugurar como tal, precisamente por estar los trabajos inconclusos, este miércoles se reabrió lo que ya está en condiciones para su uso, de manera que los malagueños y los visitantes lo puedan disfrutar durante la feria. Lo hizo con toda la pompa de un gran acontecimiento. Una larguísima comitiva oficial, encabezada por el alcalde, Francisco de la Torre, y los consejeros de Presidencia, Elías Bendodo, y de Fomento, Marifrán Carazo, recorrió el paseo recién estrenado.

Algunos comerciantes, incluso entre lágrimas, salieron de sus negocios para felicitarles y agradecerles el esfuerzo de terminar las obras en superficie, después de más de cuatro años de ocupación para construir el túnel del metro, en los que algunos no pudieron sobrevivir y se marcharon. La titular de Fomento recordó que se han establecido turnos de trabajo las 24 horas en subterráneo y doble en la pavimentación, con lo que cifró en tres meses el ahorro de tiempo respecto al último calendario.