El aeropuerto celebra un siglo de vida con 400 millones de viajeros y el reto de ser una referencia en innovación y sostenibilidad