Aena proyecta una obra para que no se inunde la carretera del aeropuerto

Aspecto de la antigua N-340 en las inundaciones del 4 de diciembre de 2016. /Ñito Salas
Aspecto de la antigua N-340 en las inundaciones del 4 de diciembre de 2016. / Ñito Salas

La actuación, que llegó a valorarse en 1,5 millones de euros, consiste en un túnel bajo la antigua N-340 para mejorar el drenaje de la zona

Jesús Hinojosa
JESÚS HINOJOSAMálaga

Más de una década después de que se aprobara el plan director para el aeropuerto de Málaga todavía quedan algunas actuaciones que no se han desarrollado y que tienen que ver con el entorno más cercano del aeródromo. Estos proyectos pendientes quedan recogidos en el Plan Especial del Sistema General Aeroportuario de Málaga que actualmente tramita Aena ante la Junta de Andalucía, y uno de ellos tiene especial relevancia para la trama viaria más próxima al recinto, en concreto para la antigua N-340, hoy carretera MA-21. En la memoria de muchos malagueños están las enormes balsas de agua que se generan en esta vía en momentos de fuertes lluvias, y especialmente las que se registraron con motivo de las inundaciones que provocó la tromba del 4 de diciembre de 2016, cuando la carretera quedó completamente anegada.

Se deben a que todavía no se ha ejecutado por parte de Aena la segunda fase del drenaje de la ampliación del aeropuerto que consiste en construir un marco o túnel que canalice el agua de la lluvia por debajo de esta carretera y la conduzca hacia los canales que la llevarán hacia el mar junto a los terrenos de Arraijanal. De esos canales, una parte ya está hecha, en concreto desde su desembocadura en el mar hasta la altura del centro de la cadena Bricomart aproximadamente, pero falta por ejecutar el resto, a cargo de los promotores de los suelos de esta zona al este de Plaza Mayor.

No obstante, esta conducción no tiene sentido si el aeropuerto no acomete antes el cajón bajo la MA-21, para lo que será necesario desviar el tráfico de esta carretera durante las obras y luego volver a reponerla en su trazado. Fuentes del aeródromo malagueño explicaron que el proyecto no puede iniciarse aún porque está pendiente de la tramitación del citado plan especial ante la Junta, que el pasado mes de marzo lo aprobó de forma provisional por tercera vez de la mano de la delegada de Fomento, Infraestructuras y Ordenación del Territorio, Carmen Casero; y que también ha exigido un estudio ambiental estratégico del documento.

Asimismo, la delegación provincial de la Consejería de Cultura ha pedido que se modifique para remarcar que los posibles hallazgos arqueológicos que se encuentren durante el desarrollo de las obras son competencia de la Junta y no del Estado, como se apunta en el plan especial.

El plan director del aeropuerto de Málaga valoró años atrás esta obra de drenaje en 1,5 millones de euros, un presupuesto que deberá ser actualizado para su ejecución una vez que se apruebe definitivamente el plan urbanístico que la contempla.

Medida complementaria

Al margen de esta actuación y como complemento a ella, el Ayuntamiento, a través de la Gerencia Municipal de Urbanismo, prepara un proyecto para mejorar también el drenaje de la antigua N-340 a la altura de la zona de la base aérea. Esta obra, valorada en 1.109.504 euros y para la que se ha estimado un plazo de ejecución de cuatro meses, prevé ampliar la capacidad de las conducciones subterráneas que ya cruzan la carretera, a la altura de la entrada a la base aérea y del restaurante McDonald's situado al norte del centro comercial Ikea, respectivamente.

Así, la actuación consiste en la realización de una nueva cuneta revestida de hormigón de 150 metros de longitud en el borde norte de la carretera; y en la construcción de un nuevo cajón o paso subterráneo de agua, bajo los carriles de la avenida de Velázquez, a la altura de la entrada a la base aérea. El trazado de esta canalización se ha dibujado justo frente a la isleta de la entrada peatonal a la base aérea para facilitar los desvíos de tráfico que será necesario poner en marcha durante el desarrollo de las obras, y también para no dañar la línea de fibra óptica que pasa justo por este lugar. Los trabajos incluyen la sustitución de diferentes tuberías y la ejecución de varios pozos intermedios y arquetas.

No obstante, la ausencia de presupuesto municipal, frenado por la ruptura del pacto de investidura entre PP y Ciudadanos en la recta final del mandato que acaba de terminar, hace por ahora imposible acometer estas otras obras para evitar que se inunde la MA-21 a la altura del aeropuerto.