Una gran marea morada grita en Málaga «ni una menos»

Um momento de la manifestación de este domingo. /Salvador Salas
Um momento de la manifestación de este domingo. / Salvador Salas

Unas 5.000 personas participan en la marcha con motivo del Día Contra la Violencia de Género

Juan Soto
JUAN SOTOMálaga

'Doris Valenzuela, 35 años. Murcia, 11 de abril de 2018'. «A esta hace poquito que la mataron». Araceli Cuadra se encargó este domingo de recordar y poner cara a una de las 44 mujeres asesinadas este año con motivo de la celebración del Día Internacional Contra la Violencia de Género. Como ella, otras cientos de personas portaron máscaras blancas en donde se recuerda a las víctimas. «Es traumático, pero muchas están sin nombre porque son mujeres sin identificar», explicaba.

Esta mujer, que participó en la marcha convocada por la plataforma contra los malos tratos a mujeres Violencia Cero, deseó que esta lacra acabe pronto y anheló que un futuro no muy lejano no haya que manifestarse para pedir esta igualdad porque sea algo natural. «Pero aún hacen falta muchas cosas, como mejorar las políticas, la educación, la relación en las familias…»

Durante esta jornada reivindicativa, unas 5.000 personas participaron en una manifestación que partió desde la plaza de la Merced y concluyó en el Palmeral de la Sorpresas porque la Junta Electoral Provincial no les autorizó acabar en la plaza de la Constitución, lugar habitual en el que concluye la marcha. Durante el recorrido, los manifestantes, entre los que se encontraban muchos hombres, reclamaron menos recortes en políticas de igualdad y reclamaron que la sociedad que no se calle cuando tenga noticias de una situación de este tipo. «El silencio nos hace cómplices».

Más

Al término de la manifestación, la periodista de SUR Amanda Salazar leyó el manifiesto elaborado para la marcha y recordó que desde 2003, fecha desde la que hay datos oficiales, 975 hombres han asesinado a mujeres. «¿A cuántas mujeres más van a tener que asesinar para que el gobierno, las instituciones, las administraciones públicas y la ciudadanía en general se tomen en serio esta barbarie», se preguntó.

En su boca, la plataforma Violencia Cero demandó que se implemente el Pacto de Estado contra la Violencia de Género, que se pongan en marcha campañas de sensibilización, se inhabilite a los jueces que dicten sentencias contrarias al ordenamiento jurídico o se prohíba el régimen de visitas y la retirada de la patria potestad a los padres maltratadores. «Tomemos consciencia de que el machismo mata y hace imposible la convivencia exigible en una democracia», dijo.

A pesar de que la convocatoria debía concluir en este espacio, un grupo reducido de manifestantes decidieron volver sobre sus pasos y dirigirse hacia la plaza de la Constitución al entender que ellos tenían más derecho a ocuparla que los partidos. En el recorrido realizaron una sentada en la plaza de la Marina interrumpiendo el paso de los autobuses y leyeron otro manifiesto alternativo en la céntrica plaza. Finalmente abandonaron este espacio sin altercados.

Con anterioridad a esta marcha, el Paseo del Parque acogió el acto institucional en donde las diferentes administraciones recordaron a todas las mujeres asesinadas en la provincia y, en particular, a Manuela y a María Adela, las dos malagueñas asesinadas este año. Junto al monolito en contra de la violencia de género se plantaron varias macetas y los responsables políticos se comprometieron a trabajar de forma conjunta para erradicar esta lacra que hace una sociedad menos justa.

Hablando de datos, la subdelegada del Gobierno en Málaga, María Gámez, recordó «las cifras de la vergüenza», ya que se contabilizan 972 víctimas mortales desde que se iniciaron los registros oficiales, de los que 27 son menores. También recordó que actualmente hay 3.098 mujeres con seguimiento por estar en riesgo de violencia de género, de las que 49 son menores de edad.

Insultos al alcalde y agresión a la concejala de Turismo

Pese a tratarse de una manifestación pacífica, la llegada del alcalde al inicio de la manifestación estuvo cargada de crispación. Momentos antes de comenzar la marcha en la plaza de la Merced, tanto el regidor, Francisco de la Torre, como diferentes compañeros del equipo de gobierno, fueron increpados e insultados. Por momentos la situación fue agravándose hasta el punto de una mujer golpeó en la espalda a la concejala de Turismo, María del Mar Martín Rojo, lo que le obligó incluso a desplazarse a Urgencias, según su propia denuncia. Tras el incidente, la Policía Local identificó a la presunta autora.