Un hombre con problemas mentales entra con su coche en la calle Larios

Un instante de la intervención policial./
Un instante de la intervención policial.

El conductor, un español de 39 años, contó a la Policía Local que llevaba semanas sin tomar medicación y que una voz interior le dijo que se dejara llevar

JUAN CANOMálaga

La Policía Local de Málaga tuvo que intervenir ayer para parar a un hombre cuando éste circulaba con su vehículo todoterreno por plena calle Larios. Ninguna persona resultó herida, según confirmaron las fuentes consultadas por este periódico, quienes precisaron que el varón sufre algún tipo de trastorno mental.

Según los primeros datos, el vehículo habría entrado al Centro por la calle Cisneros, pasando por Especerías y la plaza de la Constitución y, finalmente, bajó por Larios, lugar en el que le pararon. Y es que los policías locales realizaron un fuerte despliegue, en el que varias unidades acudieron inmediatamente a la zona y actuaron.

En concreto, fue más o menos a mediación de la calle Larios donde los agentes le dieron alcance y le pararon. Tras cachearle, los policías locales le practicaron el test de drogas y de alcoholemia al varón, un hombre español de 39 años de edad. En ambas pruebas el resultado fue negativo.

Siempre según las fuentes consultadas, tras el suceso el hombre habría explicado a los agentes que sufre un trastorno mental y que llevaba unas dos semanas sin tomar la medicación. En este sentido, habría apuntado que fue una voz interior «de un espíritu libre» la que le dijo: «Déjate llevar, tira hacia delante».

Pese a ello, las fuentes indicaron que, aunque inicialmente el hombre no iba muy despacio, luego habría detenido por sí mismo el vehículo cuando llegó al punto en el que había más gente. Además, se mostró agradecido con la intervención de los agentes, a los que habría dicho que le han salvado la vida.

Tras la intervención policial, el hombre fue trasladado por los agentes hasta el Hospital Civil para que fuese asistido. Por su parte, la grúa municipal se hizo cargo del vehículo y lo retiró de la calle Larios.

Por otro lado, el concejal de Seguridad del Ayuntamiento de Málaga, Mario Cortés, explicó que los accesos al Centro están permanentemente controlados por cámaras de seguridad. «En cuanto se ha detectado el coche, se ha activado un dispositivo y se ha parado inmediatamente al conductor», apuntó el concejal.

Asimismo, el edil manifestó que en los momentos que hay más afluencia de gente en el Centro de la ciudad, como es por las tardes o fines de semana, por ejemplo, se ponen dotaciones en los accesos a esta parte de la ciudad.

Aun así, Cortés recordó que la presencia de la Policía Local en el Centro histórico es permanente. Tanto en la entrada de la calle Larios, como en el resto de las zonas, insistió en que hay dotaciones uniformadas y agentes desplegados que trabajan vestidos de paisano.