El Benítez se enreda en los senderos judiciales

Terrenos del campamento Benítez. /
Terrenos del campamento Benítez.

El auto que suspende cautelarmente la nueva contrata de zonas verdes pone en aprietos al equipo de gobierno, que busca fórmulas para poder abrir el parque pese a este escollo

JESÚS HINOJOSAMálaga

Lo peor que le puede pasar a un proyecto es enfangarse en las trabas burocráticas o en los vericuetos judiciales, y ese parece que es el destino de la iniciativa para convertir los suelos del antiguo campamento Benítez en un parque para uso y disfrute de los malagueños. Después de tres años de tramitación del plan especial que avala la conversión de este suelo en zona verde, y cuando el equipo de gobierno municipal está ya inmerso en los preparativos de vallado y desbroce para abrir la zona de forma provisional, otro obstáculo se cruza en camino. Como avanzó este periódico el pasado sábado, un auto judicial, a raíz de un recurso presentado por el grupo político Málaga Ahora, ha suspendido de forma cautelar el procedimiento de contratación de un nuevo servicio del mantenimiento de zonas verdes en la ciudad. ¿Cómo puede afectar esto al Benítez? Según los técnicos municipales a los que ha consultado el equipo de gobierno, podría dificultar su apertura porque no está claro que puedan sumarse los casi 300.000 metros cuadrados del Benítez a los que ya mantiene la actual contrata de esta zona de la ciudad (Churriana), y porque el auto bloquea la adjudicación de la nueva contrata, que asumirá este nuevo parque dentro de lote del mantenimiento de zonas forestales, que prevé más metros cuadrados. En resumen, que no está claro cómo se haría la conservación de este nuevo pulmón verde, ahora que parece más cerca su apertura.

El alcalde, Francisco de la Torre, confió ayer en «encontrar soluciones» para salvar este escollo, si bien reconoció que todavía no las tiene instrumentadas. El primer intento será recurrir el auto del Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 2 de Málaga que ha dictaminado la paralización cautelar de la contratación del nuevo servicio de mantenimiento de zonas verdes, dividido en cinco lotes y valorado en unos 50 millones de euros. El juez ha accedido a la petición de Málaga Ahora por considerar que ello no va a afectar a la conservación de los parques y jardines de la ciudad que, una vez vencida la prórroga del actual contrato, se mantiene gracias a un acuerdo especial entre las empresas que prestan este servicio y el Ayuntamiento. Seguirán ejerciendo su labor hasta que se resuelva el asunto en los tribunales y se confirme o no la adjudicación de los nuevos lotes.

El recurso de los abogados municipales contra la paralización dictaminada por el juzgado se producirá en los próximos días. Pero, ¿qué pasará si es rechazado? En ese caso, el panorama se complica para el Consistorio que, no obstante, podría optar por ver si son factibles varias opciones para abrir el Benítez con unas mínimas garantías de mantenimiento. Una de esas opciones es encargar esta tarea a la empresa Althenia, que todavía presta el servicio en la zona de Churriana. De hecho, esta mercantil, junto con el departamento de Servicios Operativos del Consistorio, es la que se está encargando del desbroce y poda para acondicionar los suelos del antiguo acuartelamiento. No obstante, jurídicamente no está totalmente claro que pudiera ampliarse con más metros cuadrados un servicio que, en la práctica, se está prestando en cierto modo en precario, a través de un acuerdo especial.

La otra alternativa podría ser que el Ayuntamiento ponga en marcha un contrato de mantenimiento específico para los suelos del Benítez, en espera de que entre en vigor la nueva contrata de zonas forestales. En caso de que los juristas municipales acepten esta medida, habría que determinar cuál sería el tiempo de duración de ese contrato, ya que en teoría tendría que finalizar con la activación del nuevo lote de mantenimiento de zonas forestales, una vez que se aclare todo este asunto en los tribunales.

Ante este embrollo, la portavoz de Málaga Ahora, Ysabel Torralbo, negó ayer toda culpa y volvió a insistir en que pueden encontrarse fórmulas para abrir el Benítez. «Lo primero que tiene que pasar es que el parque esté listo, cosa que todavía no ha sucedido», afirmó Torralbo, al tiempo que apuntó la posibilidad de que Limasa u otra contrata municipal pudiera asumir el mantenimiento del parque.

Tanto la portavoz de Málaga Ahora como el abogado del grupo, Oliver Roales, aseguraron que existen «indicios» de que el pliego de condiciones de la nueva contrata para el mantenimiento de las zonas verdes estaba hecho «a medida» de determinadas empresas que finalmente han sido adjudicatarias de algunos de los cinco lotes en que estaba dividido. «El concurso estaba hecho para beneficiar a determinadas empresas», llegó a afirmar el letrado. El concejal de Sostenibilidad Medioambiental, Raúl Jiménez, apuntó a este periódico que si Málaga Ahora tenía tan claro cuáles iban a ser las sociedades a las que se iban a adjudicar los lotes del servicio «tendrían que haberlo dicho antes». Torralbo y su abogado aseguraron que las que tenían en mente son las que se han quedado con los lotes de mayor presupuesto.