El vídeo que captó el supuesto intento de secuestro de un niño en el Carnaval de Málaga

Fotograma del vídeo grabado por una cuñada de la madre con su móvil, que captó el momento del supuesto intento de rapto/
Fotograma del vídeo grabado por una cuñada de la madre con su móvil, que captó el momento del supuesto intento de rapto

El fiscal pide tres años de cárcel para el acusado al considerar que se echó al menor al hombro para tratar de llevárselo, pero que no lo logró al impedírselo la madre y otros asistentes al desfile

JUAN CANOMálaga

El desfile llegaba a la plaza de la Constitución. El Carnaval malagueño celebraba la tradicional Batalla de las Flores, pero el ambiente festivo de las calles quedó paralizado por los gritos de una madre. Un hombre disfrazado con una camiseta del FBI y que llevaba unas esposas de juguete había intentado llevarse a su hijo, que en ese momento el 6 de febrero de 2016 tenía tres años.

El autor del supuesto intento de secuestro, un hombre de 48 años que es natural y vecino de Málaga, con numerosos antecedentes penales, pero de naturaleza distinta al que ahora se le atribuye, se enfrenta a una posible condena a tres años de cárcel, que es la pena que solicita para él la Fiscalía por un delito de detención ilegal en grado de tentativa, según el escrito de acusación, al que ha tenido acceso SUR.

El representante del Ministerio Público considera que el sospechoso se «inmiscuyó en el desfile dispuesto para las comparsas», dentro de la zona acotada para el mismo, aprovechando la «algarabía y la consecuente relajación de la vigilancia de los niños» que participaban en el mismo. Entre esos menores se encontraba la víctima, que iba acompañada de su madre y de otros familiares.

Según el fiscal, el acusado «tomó de la mano» al niño y se lo «echó al hombro, discurriendo entre los asistentes al desfile y con el fin primario de sacarlo de la zona acotada para llevárselo consigo». El representante del Ministerio Público reconoce en su escrito que no se ha podido averiguar en la investigación el móvil del supuesto intento de secuestro y habla de «intenciones desconocidas».

Pero no lo consiguió, dice el fiscal, porque «lo alcanzaron y le arrebataron al menor». Fue su madre quien lo hizo, según relató un miembro de la comparsa del pueblo y una de las personas que ayudó a la progenitora, que es uno de los testigos propuestos por la Fiscalía para el juicio. «Vi a una mujer que corría gritando detrás del individuo; ella misma le dio alcance y le arrebató al crío de las manos. Me acerqué y, cuando escuché a la chica decir que ese hombre había intentado llevarse a su hijo, lo sujeté por el brazo y decidí retenerlo», aseguró el testigo.

Lo reconoció nada más cruzarse con él. «Lo había visto un rato antes dando vueltas por allí; no me cuadró en absoluto porque iba solo y estaba dentro del recinto acotado para las agrupaciones. A mí, sinceramente, me dio muy mala impresión, no pintaba nada en esa zona», recordaba entonces el miembro de la comparsa marbellí.

Detención

El miembro de la comparsa le preguntó quién era y qué pretendía hacer con el niño. «Agachó la cabeza y no dijo ni hizo nada. Se puso nervioso y empezó a mirar hacia los lados. La impresión que me dio es que buscaba un sitio para salir del vallado y quitarse de en medio. Entonces, lo empujé y, cuando mis compañeros de la comparsa lo vieron, se acercaron, avisaron al vigilante de seguridad y éste a la Policía Local», añadió. Sólo lo perdió de vista unos segundos, que el sospechoso aprovechó para acudir en busca de los agentes y decir que los miembros de la comparsa lo habían agredido. Pero fue él quien acabó detenido por el supuesto intento de rapto.

Mientras el arrestado permanecía en los calabozos, la familia descubrió por casualidad una prueba que iba a ser clave en la investigación: una cuñada de la madre había grabado con su móvil el momento en que el sospechoso cogía al menor y lo subía a hombros. Los padres del crío corrieron al juzgado para entregar esas imágenes a las que ha tenido acceso SUR antes de que la fiscal y la magistrada tomaran una decisión.

El vídeo sirvió de entrada para desmontar la primera versión que había dado el sospechoso, quien alegó que había encontrado al niño perdido entre la muchedumbre y que por eso lo cogió. Tras visionar el archivo, la fiscal solicitó prisión provisional estuvo unos meses entre rejas y ahora se encuentra en libertad y la jueza acordó esa medida.

La acusación particular, que ejerce la familia del menor, representada por el abogado Eduardo Aguilera, se ha adherido a la petición del Ministerio Público, aunque reclama además una indemnización de 5.000 euros por el daño moral causado a la madre del pequeño. De momento, aún no hay fecha para el juicio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos