Los bomberos denuncian la falta de medios para intervenir en edificios altos

Bomberos en una autoescala, en el incendio de Ciudad Jardín./
Bomberos en una autoescala, en el incendio de Ciudad Jardín.

Las escalas disponibles en el Cuerpo llegan hasta los 30 metros, por lo que a partir de esa altura los rescates tienen que hacerse desde el interior

FRANCISCO JIMÉNEZMálaga

Un día después del incendio que ayer se cobró la vida de un hombre de 50 años, además de resultar heridos su madre y tres bomberos que intervinieron para sofocar las llamas, la plantilla ha vuelto a denunciar las carencias del Cuerpo para actuar en edificios altos, como la torre de 15 plantas de ayer en Ciudad Jardin. Si hoy se declarase un incendio en una décima planta, los vehículos autoescala de 30 metros disponibles en la flota no llegarían a socorrer a los vecinos. Antonia, la anciana rescatada ayer, tuvo la suerte de vivir en un octavo, advierten a través de un comunicado. Desde el Cuerpo de Bomberos reconocen que a partir de una octava planta los edificios no son evacuables, es decir, que todos los rescates tienen que realizarse desde el interior el inmueble. Además, también dificultaría a los efectivos realizar las labores de refresco desde el exterior.

Málaga cuenta con un vehículo escala dotado con un brazo articulado capaz de llegar hasta los 42 metros, pero según denuncian lleva más de un año fuera de servicio por una avería. Precisamente este martes, en una rueda de prensa para desglosar los presupuestos del Área de Seguridad para este año, el concejal Mario Cortés ha informado que dentro de la partida de 270.000 euros para equipos hay una parte destinada a la reparación de esta estructura.

Por otra parte, los profesionales del servicio de extinción también denuncian el uso de equipos incompatibles entre sí. El arnés anticaídas que debe usarse en los trabajos en el vehículo autoescala no soporta más de 80 grados, cuando en el interior de la vivienda se registraron más de 600, y es imposible ponérselo junto con el equipo de fuego y el de protección respiratoria, ya que son técnicamente incompatibles. Llegado el caso, los bomberos tienen que priorizar qué equipo personal utilizar y ante el riesgo de morir asfixiados o quemados se ven obligados a sacrificar el dispositivo de alturas.

 

Fotos

Vídeos