La apertura de expedientes disciplinarios a 11 bomberos tensa las relaciones con el Ayuntamiento

Pintadas en los camiones de bomberos./
Pintadas en los camiones de bomberos.

El comité de huelga asegura que tratan de «asustar» a la plantilla y anuncia que no darán marcha atrás en sus reivindicaciones

FRANCISCO GUTIÉRREZ

El Ayuntamiento de Málaga ha ordenado abrir expediente disciplinario a once bomberos por los hechos ocurridos el pasado diciembre en distintos parques de la capital, cuando aparecieron pintadas en los vehículos alusivas al alcalde y al jefe del servicio. La información reservada que se abrió entonces ha terminado con un decreto firmado por el director general de Recursos Humanos, notificado el pasado miércoles a los interesados, en el que se dispone la apertura de expediente disciplinario a estos miembros del servicio de extinción de incendios por entender que «existen indicios de la suficiente relevancia para que pueda considerar que se han producido comportamientos susceptibles de responsabilidad disciplinaria».

Para los bomberos, que desde diciembre mantienen un conflicto laboral con el Ayuntamiento, estos expedientes suponen un nuevo obstáculo en la negociación y acusan al consistorio de intentar «amedrentar e intimidar» a los funcionarios. «Tratan de asustar a la plantilla, creen que con los expedientes nos vamos a echar atrás», dijo su portavoz, Andrés Millán. Desde el martes hay convocada una huelga, pero que no está afectando al servicio ya que todos los efectivos acuden a sus puestos de trabajo, por encima de los servicios mínimos decretados por el Ayuntamiento y que fueron recurridos por el comité de huelga al considerarlos insuficientes. «Trabajamos con normalidad, a la espera de la decisión del juez, porque los servicios mínimos impuestos por el Ayuntamiento dejaban desprotegidos a los ciudadanos. En huelga, seguimos trabajando, con más celo incluso que antes», señaló el portavoz del comité de huelga.

Decisión «técnica»

El concejal de seguridad, Mario Cortés, explicó que los expedientes disciplinarios «son decisiones técnicas, no políticas», que instruyen funcionarios públicos y «no pueden ser moneda de cambio» en ninguna negociación y que responden a la investigación de los hechos ocurridos en los parques de bomberos en diciembre. Por tanto, aclaró, no tienen ninguna relación con la convocatoria de huelga. Indicó también que se trata de una fase inicial de la instrucción, que ahora pasa a otros funcionarios y que puede terminar, o no, con una sanción. Son además diligencias reservadas, por lo que el Ayuntamiento no ha dado información pública, aunque sí los afectados.

Los bomberos de Málaga piden un nuevo reglamento que actualice el vigente desde 1959, la regularización de la jornada laboral (es de 1.944 horas, de las más alta del país) y la reclasificación profesional del grupo C2 al C1 para tener la categoría de bomberos especialistas como establece la Ley de Emergencia de Andalucía y así equipararse, también económicamente, al resto de profesionales de la región. También exigían la destitución del inspector jefe, José Cruz, pero finalmente la plantilla rebajó sus pretensiones y se conforman con que sea apartado de la dirección operativa.

Mario Cortés aclaró que el Ayuntamiento acudió a la mesa técnica dispuesto a hablar y negociar todas las peticiones de los bomberos, y que «mañana mismo» se sentarían con sus representantes, pero que hay un convenio colectivo que, como funcionarios municipales, no se pueden saltar. «Pretenden un convenio propio, independiente del resto de funcionarios, pensando que son trabajadores de Limasa, cuando eso sería una ilegalidad puesto que son funcionarios municipales», dijo Cortés.