«Sé que es muy difícil lograr plaza, pero es mi futuro lo que me juego»

Algunos de los opositores, minutos antes del comienzo de la prueba. /
Algunos de los opositores, minutos antes del comienzo de la prueba.

Más de 2.000 aspirantes se examinan en Málaga en unas oposiciones para auxiliares de la Administración General del Estado

ÁNGEL ESCALERAMálaga

Dar la respuesta correcta a las 90 preguntas que se formularon (para cada una había cuatro opciones) era la fórmula que garantizaba superar el examen y pasar al segundo ejercicio (que se celebrará próximamente en Madrid y será de carácter práctico). Eso es lo que deseaban las más de 2.000 personas que ayer por la tarde se examinaron en Málaga en las oposiciones para auxiliares de la Administración General del Estado, correspondientes a la Oferta de Empleo Público de 2016. Se ofertan 400 plazas para toda España, de las que 364 son de acceso general, con unas 40.000 solicitudes aceptadas para poder acceder a la oposición.

«Sé que es muy difícil aprobar, porque somos muchos los que nos presentamos y hay pocas plazas, pero hay que intentarlo, porque es mi futuro laboral el que está en juego», manifestó a este periódico José Martín, un joven malagueño en paro que comprobaba que llevaba la documentación que le iban a pedir para poder entrar al aula donde iba a examinarse. A su alrededor, otros aspirantes hablaban entre ellos como forma de exorcizar los nervios que los atenazaban en los momentos previos a enfrentarse a la prueba. «A ver si hay suerte y no es demasiado complicado lo que nos preguntan», señaló María Sánchez, una mujer de mediana edad procedente de Granada.

El ejercicio se realizó ayer en 14 ciudades españolas. En el caso de Málaga, se hizo en la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Industrial y en la Facultad de Estudios Sociales y del Trabajo, ambos centros situados en la ampliación del Campus de Teatinos. La Unidad de Coordinación Local (UCL), formada por empleados públicos de la Subdelegación del Gobierno, se encargó de organizar estas oposiciones. Las otras 13 localidades en las que se llevó a cabo el examen fueron: La Coruña, Barcelona, Las Palmas de Gran Canaria, Madrid, Murcia, Oviedo, Palma de Mallorca, Santa Cruz de Tenerife, Sevilla, Vitoria y Zaragoza.

Una prueba de 70 minutos

Una mezcla de incertidumbre ante el grado de dificultad del cuestionario que tendrían que responder y de ansiedad al no saber si sabrían contestar con acierto fue la tónica predominante en los minutos previos al comienzo del ejercicio. La prueba se prolongó durante 70 minutos. Los resultados se sabrán en 48 horas.

Aunque en un principio estaban convocados al examen en Málaga unas 4.000 personas, a la hora de la verdad fueron algo más de 2.000 las que se presentaron y se enfrentaron al ejercicio. Por el camino se quedaron casi el 50 por ciento de los que presentaron la solicitud. «Eso es algo frecuente en todas las oposiciones, puesto que hay gente que se da cuenta de que no está suficientemente preparada y no acude a hacer el examen», indicaron fuentes consultadas por SUR. De todos modos, conseguir una plaza que permita ser auxiliar de la Administración General del Estado es tarea compleja habida cuenta del elevado volumen de aspirantes en toda España.

«Es que acceder a un puesto de estas características te da una estabilidad laboral muy grande. Tal como está el mundo del trabajo, oposiciones de estas características se convierten en una tabla de salvación, pero, claro, hay que aprobarlas», manifestó Antonio Rodríguez, un malagueño de 30 años que, según aseguró, llevaba varios meses de intensa preparación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos