Los viajes al aseo delataron a un hombre que iba a coger un vuelo con 60 bellotas de hachís

Los viajes al aseo delataron a un hombre que iba a coger un vuelo con 60 bellotas de hachís

El individuo, de 32 años y de origen extranjero, despertó las sospechas de los vigilantes de un centro de ocio, que alertaron a la Policía Local

JUAN CANOMálaga

Los viajes al aseo los delataron. Los vigilantes del centro de ocio Plaza Mayor se percataron de las constantes visitas al baño de dos hombres extranjeros, ambos treintañeros, y decidieron comprobar sus intenciones. Los siguieron hasta el parking, donde los dos individuos se metieron en un coche para fumarse un porro.

Los vigilantes avisaron a la Policía Local de Málaga sobre las 12.40 horas de ayer. Los agentes de la Jefatura de Churriana que acudieron al lugar comprobaron que no sólo era un porro lo que habían consumido. Uno de ellos, de 32 años, llevaba unas 60 bellotas de hachís en el cuerpo, tal y como comprobaron en las radiografías los médicos del Hospital Clínico que lo atendieron, y donde permanece ingresado a la espera de expulsar todas las cápsulas. Los dos acabaron detenidos, ya que había otras 36 bellotas más (arrojaron un peso de 385 gramos) dentro del coche, según explicaron a este periódico fuentes policiales.

Los agentes que los sorprendieron observaron que uno de ellos estaba sentado en el asiento delantero fumando un cigarrillo de hachís y, el otro, ocupaba el asiento trasero, de la misma guisa. Los policías locales, apoyados por los vigilantes del centro de ocio, procedieron a identificar a ambos para denunciarlos por consumo de sustancias estupefacientes.

Sin embargo, al inspeccionar el vehículo, hallaron una bolsa plastificada que contenía las 36 bellotas. Al ser preguntados por los agentes, uno de ellos reconoció que estaban ingiriendo las cápsulas de droga en el coche porque se disponían a coger un vuelo, según las fuentes. En lugar de eso, fueron detenidos y conducidos al hospital, donde las radiografías permitieron localizar el resto del alijo.

Los policías locales comprobaron que el vehículo en el que fueron sorprendidos carecía de seguro y de documentación, por lo que, además de levantar una nueva denuncia contra los ocupantes, intervinieron el coche y lo trasladaron al depósito municipal de la calle Velasco.