Propuestas contradictorias con las indicaciones de la Junta

J. H. MÁLAGA.

La Gerencia de Urbanismo ha divido en seis tramos el cauce del Guadalmedina a la hora de plantear medidas para mejorar su integración en la ciudad. Para cada uno de esos tramos, el Ayuntamiento ha señalado una serie de proyectos y medidas que deberán ser diseñadas por los arquitectos que finalmente sean contratados para ello en los próximos meses. Al hacer un repaso por las actuaciones que se proponen para los diferentes tramos, resulta llamativo que se deje la puerta abierta a plantear usos en el cauce del río, pese a que la Consejería de Medio Ambiente lo ha prohibido expresamente en sus contactos con el Consistorio para abordar el plan del Guadalmedina, para lo que ambas administraciones, junto con la Diputación Provincial y la Autoridad Portuaria, firmaron un protocolo de intenciones el pasado 18 de octubre.

Por ejemplo, en el caso del tramo Ciudad Jardín-Virreina, se proponen «pistas de atletismo en el cauce», y se señala la posibilidad de que incluso pueda usarse como «auditorio al aire libre». Para el tramo junto al estadio de La Rosaleda, se plantea «la creación de un carril bici de tipo deportivo que pueda puntualmente hacer uso del cauce» -cabe recordar que la Junta ya ha indicado al Ayuntamiento que la vía ciclista y senderista ideada para el río no puede discurrir por su lecho- e incluso se apunta la «creación de gradas de acceso al cauce». Otra operación en la que el expediente hace especial hincapié es la propuesta para conectar la Trinidad con la calle Carretería y el Centro, para lo que incluso se indica la opción de «cubrición del cauce».

Igualmente, se prevé generar una plaza con zona verde al norte del estadio de La Rosaleda, donde también podría trasladarse la gasolinera existente junto a la iglesia de Cristo Rey para ganar otra plaza pública.