La Ciencia no sabe de género

Alumnado del Salvador Rueda, en el salón de grados de la Facultad de Ciencias. /
Alumnado del Salvador Rueda, en el salón de grados de la Facultad de Ciencias.

Actividades en centros escolares y en la Universidad para hacer llegar a las chicas que la investigación también es cosa de mujeres

FRANCISCO GUTIÉRREZ

No es un camino fácil. La exigencia es máxima, y en muchas ocasiones tendrán deseos de tirar la toalla. Pero la recompensa bien vale todo ese esfuerzo. La catedrática de Biología Molecular y Bioquímica de la UMA Ana Rodríguez Quesada animó a las jóvenes estudiantes del Salvador Rueda a que no desdeñen la investigación como una posibilidad de futuro desarrollo personal y profesional. Y, si en ese camino la pareja o el novio dan señales de incomprensión, «no cambiéis de camino, cambiad de pareja», les aconsejó.

El salón de actos de la Facultad de Ciencias fue escenario de una de las actividades previstas con motivo del Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia. Y esta tarde, en el edificio Link, se celebra el EncuentroX, una actividad que pretende compartir experiencias de mujeres profesionales en el ámbito de la innovación, con el objetivo de reflexionar sobre la existencia de desigualdades de género en el mercado laboral.

En el salón de la Facultad de Ciencias se dieron cita alumnas de grado, de posgrado (doctorado) y profesoras de distintas áreas de conocimiento. Hablaron ante los estudiantes del papel de la mujer en la Ciencia, desglosaron la biografía de algunas eminentes científicas, pusieron de manifiesto los problemas a los que se enfrentaron y, sobre todo, animaron a las jóvenes a que lleven adelante sus inquietudes, desarrollen su talento y que vean en la investigación una actividad amigable que les puede deparar muchas satisfacciones personales.

Ayer, uno de los populares doodles de Google homenajeaba a una destacada científica. Pocos sabían de la biografía de Aletta Jacobs. Cristina Medina, estudiante de segundo de Matemática, habló de esta médica y feminista, y de otras destacadas figuras de mujeres a lo largo de la historia. Mercedes Moreno, que realiza su tesis en Química Inorgánica, les explicó para qué sirve un doctorado y la profesora María José Ruiz Somavilla la exclusión a la que se ha visto sometida la mujer. Sobre una destacada científica, Hipatia de Alejandría, les habló la profesora Clelia Martínez Maza.

Mari Carmen Antúnez, alumna del IES Salvador Rueda, dijo que la charla le había servido para conocer a mujeres que «lo habían pasado bastante mal». Ahora se inclina por alguna ingeniería o Arquitectura. A su compañera Lucía Bermúdez le gustaría estudiar Medicina. Irache Rega salió convencida de que las mujeres «podemos hacer Ciencia y descubrir cosas interesantes, no solo los hombres». Los chicos y chicas tendrán que hacer ahora suyo uno de los mensajes de Ana Rodríguez: «La Ciencia es una aventura apasionante; la recompensa no está al final, sino durante el camino».