Alfombra roja con sabor gitano

Salva Reina, en cuclillas, con los niños del colegio. /
Salva Reina, en cuclillas, con los niños del colegio.

El colegio María de la O, de Los Asperones, organiza un original festival de cine, con los actores Salva Reina y Joaquín Núñez como maestros de ceremonia

FRANCISCO GUTIÉRREZ

Competía con grandes éxitos de Hollywood, superproducciones vistas por millones de personas en todo el mundo, pero el premio al mejor musical fue para El flamenquito. El arte y la espontaneidad de Luis superó a El rey León y Frozen y este corto en el que este niño de primero de Primaria del María de la O da muestras de sus dotes para el baile se alzó con uno de los premios del festival de cine que ha organizado el colegio de Los Asperones entre su alumnado.

También resultaron premiadas En el nombre del Papa, La boda gitana, Varda Callí, palabra gitana, Las candelas, Los oficios del pueblo gitano, La gran aventura del pueblo gitano y Mission, posible, todas ellas en dura competencia con otros títulos muy conocidos por el gran público.

Han sido los cortos que en estos últimos meses han preparado los niños y niñas de Infantil y Primaria del colegio y que ayer se proyectaron en una fiesta que contó como maestros de ceremonia con los actores Salva Reina y Joaquín Núñez, que lo pasaron en grande y disfrutaron con los trabajos de los alumnos y también con la espontaneidad y buen ambiente que se respiró en la biblioteca del colegio, con todos los niños y niñas vestidos al estilo chaplin.

Los niños, protagonistas

Salva Reina, actor y humorista, con trabajos más recientes en la premiada La isla mínima, película de Alberto Rodríguez, o en la serie de televisión Allí abajo, se mostró encantando con su participación en el acto. Dijo que «desde que conocí a Paxti Patxi Velasco, el director del centro me he sentido identificado con la labor que se realiza en este barrio y con estos niños. Como maestro que soy veo que se está haciendo un trabajo impresionante, una labor transversal que abarca todos los aspectos de la formación del alumnado», dijo. Y, en relación a este particular festival de cine, dijo que le parecía «una iniciativa fantástica, acercar a los niños al cine de esta manera tan original, haciéndolos protagonistas».

Cariño y cercanía

Salva Reina se turnaba en las tareas de presentación con otro actor malagueño, Joaquín Núñez, con un Goya al mejor actor revelación en 2012 con la película Grupo 7, dirigida, como La isla mínima, por Alberto Rodríguez. Criado en La Trinidad, Joaquín Núñez disfrutó de ese ambiente cercano, campechano, con continuas ocurrencias que eran respondidas por amplias sonrisas de los niños y niñas. «Se nota que son felices, que tienen mucho cariño en este colegio que es como una gran familia», afirmó Joaquín Núñez, que ya el mes pasado participó en este mismo centro en la grabación de una película teatralizada, una experiencia «que me encantó. Por eso no dudé en aceptar el ofrecimiento del director para volver».

En esta sesión de cine tan especial, el final solo podía ser uno: un gran espacio limpio y verde en lo que hoy es Los Asperones. Lo que se levantó como barriada de transición para el realojo de familias chabolistas y afectadas por las graves inundaciones de 1987 va camino de cumplir 30 años. Varias generaciones se hacinan en las casas prefabricadas. El desmantelamiento de esta barriada chabolista y la dignidad para el barrio y sus habitantes será el mejor premio, será como pasar del blanco y negro al cine de color.