Comienza el derribo del lateral norte del puente de Tetuán para prolongar el túnel

Inicio de los trabajos de derribo hoy./
Inicio de los trabajos de derribo hoy.

IGNACIO LILLOMálaga

El puente de Tetuán, uno de los más emblemáticos de la capital, vive desde hoy uno de los mayores cambios de su larga historia, que se remonta al año 1859, cuando comenzó la construcción del primitivo viaducto. Un año después fue inaugurado y recibió el nombre de la ciudad marroquí, que había sido tomada en 1860 por las tropas españolas. En 1913 se reformó para hacerlo más ancho, sobre los cimientos antiguos. Y ya en 1971 se crea el de hormigón actual.

Las obras que comienzan esta mañana supondrán la eliminación del tablero norte, esto es, toda la antigua calzada en dirección hacia El Corte Inglés, puesto que este espacio es necesario para construir el túnel del metro bajo el lecho del Guadalmedina. Se trata de un paso muy esperado, además de por su carga simbólica, por el hecho de que este será el subtramo más complicado del nuevo paso subterráneo, y que tendrá que convivir en invierno con las posibles crecidas del río. Será además el más largo, y permanecerá en obras al menos hasta finales de 2017 o principios de 2018 (el plazo de ejecución estimado es de entre 15 y 18 meses).

Tras varias semanas de retraso, la unión temporal de empresas Sando-Acciona, que construye el eje Guadalmedina-Atarazanas, comenzará hoy la demolición. Con el objetivo de facilitar las obras, la Consejería de Fomento y Vivienda ha habilitado desde ayer un nuevo paso peatonal, de manera que los ciudadanos que utilizan la acera norte del puente, deberán transitar ahora por el tablero sur, para lo que se ha sacrificado un carril de circulación de vehículos con el fin de habilitarlo como pasillo peatonal.

Los trabajos comenzarán por los vanos centrales, es decir, los tableros que se sitúan sobre el lecho del río. Una vez demolidos se quitará también la pila central del puente. Se trata de una obra pública de gran envergadura, según informó ayer la Junta, que precisa de un importante operativo. Para la ejecución se utilizará maquinaria especializada de demolición de elementos estructurales, como un brazo de corte con disco de diamante para cortar el tablero; otras similares para el resto de elementos estructurales, y excavadoras hidráulicas para retirar el hormigón mediante martillos neumáticos y cizallas.

La maquinaria estará situada siempre en el lecho del río. Esta obra requiere también un especial interés en la gestión de los residuos, que se llevarán a un vertedero autorizado, los metales se convertirán en chatarra y el resto se llevará a plantas de reciclaje. Una vez que concluya la demolición con los pasillos laterales, a mediados de septiembre, comenzará la excavación del túnel bajo el río.