Los vecinos de Los Guindos aprueban retirar las antenas de telefonía junto al colegio

Vista de los dos conjuntos de antenas, tomada desde el patio del colegio Los Guindos. /
Vista de los dos conjuntos de antenas, tomada desde el patio del colegio Los Guindos.

Las comunidades de propietarios deciden no renovar los contratos con tres operadoras, que expiran en octubre, en marzo de 2017 y en diciembre de 2020

FRANCISCO JIMÉNEZMálaga

Las tres antenas de telefonía móvil instaladas en las cubiertas de dos edificios situados juntos al colegio de Los Guindos podrían tener fecha de caducidad. Pero no por las más de tres mil firmas recogidas en el barrio pidiendo su retirada ni por las tres mociones aprobadas el año pasado para que el Ayuntamiento de Málaga actuara. Ni tampoco porque las operadoras hayan decidido marcharse. Simplemente, porque las dos comunidades de propietarios en las que están situadas (una en el Camino del Pato, 15; y las otros dos en el número 37 de la avenida Gregorio Diego) han aprobado en sus respectivas juntas de vecinos no renovar los contratos de arrendamiento de sus cubiertas suscritos con las respectivas compañías. Así se lo han comunicado ya por burofax, con lo de que de hacerse efectivo, la primera antena que tendría que ser desmantelada sería una de las que dan a Gregorio Diego, cuyo contrato expira el próximo mes de octubre. A ésta le seguiría la instalada en el edificio cuya fachada da al Camino del Pato, que termina el 31 de marzo de 2017. Para el desmantelamiento de la tercera, en cambio, habría que esperar hasta finales de 2020, ya que el contrato se renovó automáticamente por otros cinco años en diciembre de 2015.

«Ha habido muchas quejas vecinales, así que se celebró una asamblea en la que se aprobó por unanimidad rescindir el último contrato de arrendamiento, así que ya hemos informado con los seis meses de antelación que se exigen y a partir de ahí, a la espera de que venza la fecha y retiren los equipos», explica el administrador del edificio de Camino del Pato, Juan Pérez, quien reconoce que detrás de esta decisión hay ciertas dudas sobre los efectos que las antenas puedan tener para la salud, pero sobre todo la presión social. En términos similares se expresa José Luis, que preside la comunidad de propietarios del bloque de Gregorio Diego. «Hay vecinos que han trasladado su preocupación por cuestiones de salud, pero también es cierto que llevamos tiempo soportando la presión de algunos colectivos, así que sometimos a votación la retirada de las antenas y se aprobó por mayoría no renovar los contratos», expone.

De momento, ésa es la única vía legal posible a la que los padres del colegio Los Guindos se agarran para confiar en la retirada de las antenas, después de que el Ayuntamiento alegara a través de un informe de la Gerencia Municipal de Urbanismo (ver SUR del pasado 24 de junio ) que no tiene potestad para obligar a las operadoras a quitarlas ni moverlas por mucho que estas estructuras estén a 25 metros de un centro educativo, cerca de un parque público y a menos de 100 metros del centro de salud de Puerta Blanca.

«Esperemos que esta decisión adoptada por los vecinos se cumpla, pero nos tememos que en el mejor de los casos, lo único que se hará será trasladarlas a otros edificios, porque nos consta que las operadoras ya están buscando nuevas ubicaciones», comenta la presidenta de la Asociación de Madres y Padres de Alumnos (Ampa), Lucila González. En este sentido, cabe recordar que las propias compañías ya han comunicado al Ayuntamiento que les resulta imposible no contar con estaciones en la zona para cubrir la demanda de servicios de telefonía móvil, de red de datos móviles y de red de datos de Internet les resulta imposible no contar con estaciones en la zona.

En el bloque que da a la avenida Gregorio Diego hay dos mástiles con una altura de 6 metros, con licencia municipal de instalación desde 2009 y de utilización desde 2013, por lo que el Consistorio remarca que «están perfectamente fiscalizadas no sólo a nivel estatal sino municipal. Más compleja es la situación en Camino del Pato, ya que la antena se instaló en 2002 sin la pertinente licencia municipal, que le fue denegada por su proximidad al colegio en cumplimiento de la ordenanza de antenas de telefonía que entonces estaba vigente.

La orden de retirada fue recurrida judicialmente por el operador, pero el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) la ratificó en 2011. Sin embargo, el desmantelamiento no se materializó hasta el 16 de noviembre de 2015, y con sorpresa, puesto que de forma simultánea se inició la instalación de una nueva antena. Y esta vez con base legal, ya que el artículo de la normativa municipal que impedía su ubicación por su proximidad al centro educativo fue anulado en los tribunales. A esto se unió la entrada en vigor, en mayo de 2014, de la Ley de Telecomunicaciones, que exime de licencia o autorización municipal a todas las instalaciones de telecomunicación que se coloquen en dominio privado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos