El Gobierno controla a 190 personas que han regresado a España tras combatir con el Estado Islámico en Siria e Irak

El secretario de Estado de Seguridad asegura que Málaga está a la vanguardia de la lucha contra la radicalización

ALVARO FRÍAS

El secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, ha informado esta mañana de que los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado controlan actualmente a 190 personas que han regresado a España después de haber combatido con el autodenominado Estado Islámico (EI) en Siria e Irak. Su retorno es, según ha indicado, la principal amenaza a la que se enfrenta el país.

Durante la inauguración de unas jornadas que se celebran en la capital sobre la prevención de la radicalización violenta, Martínez ha señalado que se estima que unos 30.000 extranjeros han acudido a Siria e Irak para luchar en las filas del Daesh. Esta situación, con este nivel de personas, no se producía desde la Segunda Guerra Mundial.

Al respecto ha explicado que, ante el retroceso del EI en sus posiciones militares, se ha incrementado la amenaza terrorista. Estos combatientes que regresan a sus países suponen un verdadero peligro por su extremismo, su experiencia militar y por sus cualidades para el reclutamiento, ha explicado.

El secretario de Estado ha afirmado que el EI está "en horas bajas" en sus posiciones en Siria e Irak, por lo que ha multiplicado sus acciones terroristas por todo el mundo, atentando en países como Turquía, Francia o Egipto. En este sentido, ha recordado que en los últimos seis meses el Daesh ha reivindicado 600 ataques, lo que supone una media de 100 atentados suicidas al mes.

En cuanto a la lucha contra los atentados suicidas que se producen en Europa, Martínez ha expuesto que se cometen por personas que responden a un perfil determinado: hombre de ascendencia musulmana, de unos 31 años, que vive en el país ya de segunda generación, está casado, con hijos y con antecedentes penales por otros asuntos que no están relacionados con el terrorismo.

Para ello se produce una radicalización en el país europeo, que suele tener lugar entre los 15 y 19 años, en la que internet juega un papel fundamental. El secretario de Estado ha precisado que no son lobos solitarios, ya que existe "una red de apoyo y de retroalimentación detrás", muchas veces compuesta por amigos y familiares.

Para combatirlo Martínez ha insistido en que hay que atajar el problema desde la raíz, por lo que ha defendido los programas de prevención puestos en marcha para luchar contra la radicalización violenta, destacando el papel de Málaga en ellos, y calificándola como una ciudad a la vanguardia en este sentido.

Finalmente, el secretario de Estado ha defendido la labor que realizan los efectivos de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, que a lo largo de este año ya han realizado 15 operaciones y han detenido a 29 personas por su relación con el terrorismo yihadista.