Vuelve la ola del Melillero

Efectos de la gran ola que azotó la costa de Málaga en julio del año pasado. /
Efectos de la gran ola que azotó la costa de Málaga en julio del año pasado.

La subida puntual de la marea en las playas, por la entrada y salida del ferry rápido, se producirá cada viernes y domingos por la tarde en julio y agosto

IGNACIO LILLOMálaga

Para quien no sea de la ciudad, o no le guste demasiado la arena, la ola del Melillero es un fenómeno netamente malagueño, que consiste en una subida súbita y puntual de la marea en la orilla, especialmente en las playas de Sacaba, pero también en La Misericordia, Huelin y La Malagueta. El origen está en las maniobras de entrada y salida en el puerto del ferry rápido que une con Melilla, que volverá a estar operativo este verano. En consecuencia, a partir del 1 de julio el fenómeno volverá a producirse cada viernes, a las 21.00 horas (por la llegada del buque); y cada domingo, a las 19.30 (salida hacia la Ciudad Autónoma).

También ocurrirá en las fechas especiales en las que hay previstas circulaciones del catamarán, como refuerzo a la Operación Paso del Estrecho. De hecho, estas pueden ser las más llamativas, ya que en algunos casos se producirán en horas de gran afluencia de público a las playas. Así, por ejemplo, el domingo, 31 de julio, a las 15.00 horas; el martes, 2 de agosto, a las 15.30 y el domingo, 28 de agosto (15.00).

El fenómeno se producirá tanto a la entrada como a la salida del fast ferry. Al entrar, se produce en el momento de frenada del barco, cuando invierte el sentido de rotación de las hélices y da máquina atrás para mantener una velocidad mínima de gobierno, algo especialmente importante en el rápido porque navega hasta 24 nudos. Así explican el fenómeno fuentes técnicas de la Autoridad Portuaria. «El barco viene navegando a gran velocidad hasta la zona de aproximación del puerto, entre uno y 1,5 kilómetros del morro, en el canal de aproximación. Ese efecto de reducción de velocidad en la llegada es el que produce unos importantes movimientos de masa de agua, que puede provocar la ola».

Según el oleaje del día

«El barco es un sólido en flotación, propulsado por unas hélices y con una componente aerodinámica en su casco. Por tanto, en función del tipo de barco y de la velocidad a la que navegue se puede producir más interacción y más rozamiento con el agua».

Aunque no todos los días tendrá la misma intensidad, ya que hay fenómenos amplificadores, especialmente las olas. También influye el nivel del mar que haya en ese momento, la bajamar o la pleamar; y un oleaje de mar de fondo que venga por la popa del barco. «En cuanto a la salida ocurre la misma situación, ya que el barco sufre una gran aceleración una vez que abandona las aguas abrigadas del puerto», añaden estas fuentes.

A principios de julio del año pasado, la operación de traslado del catamarán desde Algeciras a Málaga por lo que, en este caso particular, navegaba en paralelo y cerca de la costa ocasionó un pequeño tsunami en las playas de Sacaba y Huelin, que ocasionó la pérdida de enseres y carteras, así como daños en móviles y aparatos electrónicos. Las grandes olas llegaron de forma totalmente inesperada, lo que produjo un revuelo general en la orilla, que estaba llena de niños. En cambio, este año no se espera que ninguna llegue a las dimensiones de aquella efeméride.

 

Fotos

Vídeos