Una fiesta para acabar con las barreras

Miembros de la asociación participan en la sesión deportiva ofrecida por Spinning Málaga. :: f. torres/
Miembros de la asociación participan en la sesión deportiva ofrecida por Spinning Málaga. :: f. torres

Down Málaga celebra el Día Internacional de este síndrome con una verbena llena de actividades para toda la familia

FERNANDO TORRES

Para ellos cualquier día puede ser una fiesta, pero la de ayer fue muy especial. No faltaron payasos, a cargo de la Fundación Ronald McDonald, ni una sesión matutina de ciclismo 'indoor', ofrecida por voluntarios del club Spinning Málaga. Todos ellos participaron para que la asociación Down Málaga pudiera celebrar un día señalado a conciencia en el calendario: el Día Internacional del Síndrome de Down. A las actividades se le sumó una paella para 300 personas, callos y cerveza fría. «Yo lo haría todos los días», reconoció María Jiménez, miembro de la asociación. Su amiga María Muñoz explicó que a ambas les encanta el 'spinning', y «ver a todo el mundo pasarlo bien».

Francisco Muñoz, presidente de Down Málaga, explicó que el de ayer fue «un día reivindicativo», en el que su asociación hizo un esfuerzo por «hacerse ver ante los ojos de los malagueños». La lucha de esta institución consiste en trabajar por una sociedad inclusiva, a lo que el presidente matizó que buscan que dicha inserción sea «real, que no figure sólo en el papel».

El día, amenazado por la lluvia, comenzó con una clase de spinning en la que unos 60 participantes pedalearon durante una hora aproximadamente. La dirección de la sesión fue ofrecida de manera altruista por el club Spinning Málaga. Robert Ambrosí, miembro de dicho club, comentó que varios gimnasios cedieron desinteresadamente sus bicicletas para la actividad, y añadió que es «maravilloso» poder contribuir y colaborar en actividades de este tipo, «por la igualdad y la inclusión».

Los más pequeños estuvieron jugando durante todo el día con animadores voluntarios. También recibieron la visita de la Fundación Ronald McDonald y sus payasos, que se encargaron de realizar diversos juegos y actividades. Miembros de la asociación se encargaron de preparar los platos que se ofrecieron a los asistentes y de acondicionar la sede para la ocasión. Todos los beneficios recaudados fueron destinados de manera íntegra a las labores de Down Málaga.

Maribel Blanco es una de las madres que fundó la asociación hace 24 años, dos años después de que naciera su hija María. Miembro de la junta directiva de Down Málaga, Maribel pasó toda la mañana preparando las instalaciones de la sede para la verbena. En una pausa, explicó: «Todos los días es el día del Síndrome de Down, aunque ayer nos hicimos más visibles ante la sociedad, y reclamamos los derechos de las personas con este síndrome, que son los mismos que los de todo el mundo».

María Muñoz y María Jiménez acuden a la sede de la asociación, en calle Pierrot, varias veces a la semana. Allí reciben formación para la inserción laboral. Una de ellas trabaja en una tienda de ropa; su amiga, en una correduría de seguros. Down Málaga ofrece ayuda, acogida y apoyo a las personas familias de personas con este síndrome, «estamos para lo que necesiten», explica Blanco.

A la edición de ayer acudieron unas 300 personas, según Muñoz. «Otros años ha venido más gente», explicó el presidente en referencia a la amenaza de lluvia. El Día Internacional del Síndrome de Down se celebra desde el 2011, cuando se fijó por la ONU el día 21 del tercer mes del año, en consonancia con la triplicación del cromosoma 21, causante de esta patología congénita.