Arranca la huelga de Limasa al no prosperar el cruce de ofertas de última hora

Los camiones del primer turno. /
Los camiones del primer turno.

Ayuntamiento de Málaga y comité de empresa acercaron posturas de madrugada con el paro ya en marcha, y quedaron en retomar la negociación esta mañana

FRANCISCO JIMÉNEZMálaga

Málaga vuelve a sufrir una huelga de basuras, aunque su duración puede ser cuestión de horas si finalmente el comité de empresa acepta la última oferta que el Ayuntamiento lanzó pocos minutos antes de que el paro indefinido arrancara a medianoche y ya con los camiones de los servicios mínimos en la calle. El acuerdo puede ser hoy una realidad, pero si Limasa amanece en huelga es como consecuencia de la incapacidad manifiesta, y también del escaso interés de ambas partes en buscar una solución con la suficiente antelación. Incapacidad porque el paro indefinido es el resultado del cierre en falso de un conflicto laboral que se viene arrastrando desde la huelga de cuatro días que padeció la ciudad en las navidades de 2013. Y escaso interés porque la negociación se ha esfumado en tan solo dos reuniones celebradas este fin de semana y, después de dejar pasar todo el día de ayer sin contactar, con un cruce de ofertas y contraofertas de última hora. Pero vía telefónica, complicando aún más si cabe las conversaciones.

además

Fue el Ayuntamiento (titular del 49% de las acciones de la entidad) el primero en dar el paso trasladando una propuesta por teléfono a los sindicatos y por las redes sociales a toda la plantilla con un videomensaje del alcalde para tratar de desactivar el conflicto a cinco horas de su inicio. Una oferta que, pese a «mejorar claramente» la presentada el domingo por la noche tal y como remarcaba Francisco de la Torre, volvió a ser rechazada por los representantes sindicales. Estos respondieron a su vez con una contraoferta, también por teléfono. A priori, el equipo de gobierno la tildó de «inasumible», aunque posteriormente la fue limando hasta concretarla en una nueva oferta. Dado el escaso margen de maniobra para contestar, ambas partes quedaron en reunirse esta misma mañana para retomar la negociación.

El resultado ante tal incertidumbre es que en medio de un amplio despliegue policial formado por más de una veintena de vehículos y con un grupo de trabajadores concentrados en la sede de la empresa en Los Ruices, empezaron a salir los camiones de recogida de basura del primer turno que conforman los servicios mínimos, decretados por la Junta de Andalucía en un 50% para el Centro histórico y un 40% para el resto de la ciudad, salvo en centros sanitarios, colegios y mercados que son del 100%.

Así se ponía fin a una jornada que, lejos de a lo que está acostumbrada la ciudad en este tipo de situaciones con reuniones durante todo el día, transcurrió sin el más mínimo diálogo hasta que, a las siete de la tarde, el concejal de Sostenibilidad Medioambiental, Raúl Jiménez, llamó al presidente del comité, Manuel Belmonte, para trasladarle la nueva propuesta. Minutos después, era el líder sindical el que movía ficha con una contraoferta en la que además de las mejoras sociales y salariales, los trabajadores pedían la retirada del millar de sanciones impuestas por bajo rendimiento en enero y comienzos de febrero. Esta exigencia fue rechazada por el gobierno local, argumentando que estos expedientes abiertos por una supuesta «huelga encubierta» están judicializados. Igualmente, también descartó devolver la cesta de Navidad.

Por lo demás, la última oferta presentada por el Ayuntamiento contempla los siguientes puntos. En el plano económico, se mantene el compromiso de recuperar la paga de productividad en 2017 con un importe de 867,9 euros (la misma cuantía que se abonó en 2013) y llegar en 2018 hasta los 1.119, de los que 276 serían fijos y el resto variable en función del no absentismo (si se faltan menos de 5 días se cobraría el 100% y si se superan los 30, sólo se percibiriá la parte fija, a excepción de las bajas de más de 180 días). A esto se añade la garantía de que el personal que permanezca de baja tendrá asegurado cobrar el 100% de su salario, incluida la nocturnidad, con la única condición de que no se gane más de baja que estando operativo.

En el plano social, la nueva propuesta contempla que los trabajadores fijos descansarían todos los fines de semana hasta diciembre de 2017 (el domingo se planteaban ocho meses), lo que conllevaría la contratación por parte de la empresa de más de 200 eventuales y domingueros. Respecto a las vacaciones, que el próximo año 15 días puedan disfrutarlos entre junio y septiembre y los otros 21 durante el resto del año, con el argumento de que concentrarlas todas en verano supondría un importante sobrecoste en contrataciones temporales. Como añadido, en el mensaje dirigido directamente a la plantilla, De la Torre también garantizó la estabilidad laboral «sea cual sea el modelo futuro» del servicio de limpieza y recogida de residuos cuando expire el contrato en abril de 2017.