El acusado de matar a un policía nacional de una puñalada en Málaga dice no recordar nada

El acusado de matar al policía, en un momento de la sesión./
El acusado de matar al policía, en un momento de la sesión.

Los compañeros de la víctima han relatado lo ocurrido el día de los hechos en Carretera de Cádiz

ALVARO FRÍAS

La Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Málaga ha celebrado esta mañana el juicio contra el acusado de matar al policía nacional Francisco Díaz Jiménez el pasado 21 de mayo de 2014, cuando presuntamente le asestó una puñalada en el pecho durante su detención en la zona de Carretera de Cádiz. En la sesión de hoy, el procesado ha insistido en que no recuerda nada de lo ocurrido aquel día.

Los siguientes en tomar la palabra han sido los tres compañeros de Francisco que aquel día formaban parte del operativo Dragón 21. Todos han explicado que iban en el vehículo policial buscando a Stefan Reinert, el procesado en este caso. Se trata de un ciudadano de origen alemán, indigente cuando ocurrieron los hechos, con una orden de detención.

Los dos primeros agentes que intervinieron han relatado cómo se bajaron del vehículo patrulla y entraron en un bazar, en el que se había ocultado el acusado. Han explicado que allí intentaron reducirle pero que el acusado se zafó de ellos empleando la violencia.

"Cuando se dirigía para el exterior del local me percaté de que por la manga le asomaba la punta de un cuchillo", ha indicado uno de los agentes, quien ha apuntado que tras ello gritó: "¡Ten cuidado, Paco!".

El agente ha asegurado que todo ocurrió muy rápido y que, tras ello, vio a su compañero tirado en el suelo con las manos en el pecho. Mientras tanto, otro compañero estaba siendo atacado por el indigente. según ha manifestado este policía quien ha insistido en que tuvo que desenfundar su arma y disparar para protegerse.

Los tres compañeros de Francisco Díaz Jiménez han explicado cómo continuó la intervención hasta que finalmente se consiguió reducir y engrilletar a Stefan Reinert, mientras el detenido mostraba siempre una actitud violenta, lanzando puñetazos e incluso mordiscos, según ha añadido uno de ellos.

Por estos hechos, en su escrito de acusación, la fiscalía solicitó 34 años de internamiento para el acusado en un centro psiquiátrico ya que considera que tiene lugar la eximente completa de enajenación mental. En concreto se le acusa de los supuestos delitos de asesinato, homicidio en grado de tentativa, atentado y otros dos de lesiones.