A vueltas con la noria

Imagen de la noria instalada en el Puerto desde septiembre pasado./
Imagen de la noria instalada en el Puerto desde septiembre pasado.

Los trabajos nocturnos que se vienen realizando en la atracción causan molestias a los vecinos

JOSÉ MANUEL ALDAY

La noria del Puerto está dando que hablar más que vueltas lleva dadas. Los vecinos de los edificios más cercanos a esta atracción han vuelto a mostrar sus quejas por las molestias que les está ocasionando. Esta vez se trata de unos trabajos «nocturnos y de madrugada» al parecer «de soldadura y cortes en el eje» que, según dicen, «se vienen realizando desde hace ya 15 días» y molesta a los residentes de los edificios de la avenida de Manuel Agustín Heredia que están justo enfrente de la noria. «Aunque taparon con un toldo el eje, es impresionante ver cada noche y hasta las 8 ó las 9 de la mañana las chispas que saltan», señalan. «Dan golpes, ponen focos para trabajar y hay noches que dejan encendidas las luces de las cabinas, por lo que todo eso nos causa molestias», asegura una de las vecinas afectadas.

La persistencia y la naturaleza de esos trabajos les hace pensar que no se trate de labores propias de mantenimiento, como dicen asegura la empresa. «De mantenimiento preventivo, nada de nada. Una cosa es lijar y pintar y otra mucho peor estar 15 días de noche y madrugada soldando y cortando», sostienen. Recordemos que los vecinos de los edificios más próximos a la noria han recogido firmas para denunciar las molestias ocasionadas por la atracción, como la luminosidad por las noches y los ruidos, y también la falta de privacidad, como ya recogimos en esta sección. El escrito fue presentado en el Ayuntamiento y los vecinos piden que no se prorrogue el tiempo de permanencia de la noria en su actual ubicación.

La atracción, que comenzó a funcionar de modo oficial el 8 de septiembre, en principio dispone de un permiso de ocho meses para mantener la actividad en esa zona. Hace días estuvo parada casi una semana por labores de mantenimiento, tras lo cual volvió a su actividad.

Museo Picasso. Cierre de taquilla

Una visita fallida ha llevado a una ciudadana a presentar una reclamación al Museo Picasso Málaga porque no pudo entrar al recinto media hora antes de su cierre dado que las taquillas ya habían cerrado. La reclamante, Pilar Rodríguez, puso la reclamación al no poder acceder al museo cuando eran las 18.31 horas del pasado día 26 de septiembre, al encontrarse las taquillas cerradas, pese a que el horario de cierre del museo, anunciado y establecido por el propio museo, es a las 19. 00 horas, según aparece en el rótulo colocado a la entrada del recinto. El propio museo informa en un escrito dirigido a la visitante que la taquilla termina media hora antes del cierre del museo «porque consideramos que 30 minutos no es suficiente para disfrutar de las exposiciones y, además, es el tiempo necesario para concluir el turno de ventas». La reclamante considera, sin embargo, que el cartel exterior induce al error y provoca que muchos visitantes se queden sin poder entrar al museo, pese a que acudan dentro del horario fijado por el propio museo. La Fundación Museo Picasso Málaga ha lamentado que la visitante no pudiera realizar la visita como esperaba y le ha informado de que se ha comunicado la necesidad de indicar en el panel informativo de la puerta del museo el horario de cierre de la taquilla.

 

Fotos

Vídeos