Las obras del metro en la Alameda cambian desde hoy la circulación en los accesos al Centro

La circulación ya es de doble sentido en calle Córdoba desde esta mañana. /
La circulación ya es de doble sentido en calle Córdoba desde esta mañana.

La calle Córdoba pasará a ser de doble sentido, mientras que el jueves cambiará la circulación en la calle Mármoles y en el puente de la Aurora

IGNACIO LILLOMálaga

La ciudad se prepara para vivir este mes el mayor cambio de tráfico desde la peatonalización de la calle Larios y de las principales arterias del casco histórico. La modificación de los itinerarios en una veintena de vías, que está motivada por el inicio de las obras para prolongar el túnel del metro hasta la Alameda, arrancará a primera hora de hoy, con la nueva configuración en la calle Córdoba. Si hasta ayer tenía dos carriles en sentido único Norte, desde esta mañana pasa a tener un carril por cada sentido, y con la misma capacidad. Esta modificación forma parte del plan de alternativas y desvíos, pactados por la Consejería de Fomento y el Ayuntamiento.

Esta semana habrá otros dos hitos, conectados entre sí: el jueves, 8 de octubre, cambiará el sentido en el puente de la Aurora. Si actualmente los coches desembocan a la altura de la Tribuna de los Pobres, a partir de ese momento será al revés, esto es, de entrada a la calle Mármoles. A su vez, esta última también cambiará y pasará a tener sentido único (ahora es doble), en dirección a Armengual de la Mota. El cambio afecta sólo a este tramo de Mármoles (entre el puente y la citada calle).

gráfico completo

Las nuevas rutas se irán implantando desde ahora hasta mediados de noviembre, con una cadencia de tres días, para dar tiempo a que los conductores se acostumbren. Así lo explica la concejala de Movilidad, Elvira Maeso, y aclara que el caso de Mármoles permitirá recuperar parte de los aparcamientos que se han perdido en otras calles cercanas, donde se han tenido que suprimir para ampliar la capacidad circulatoria.

Eje Norte-Sur

La semana siguiente tendrá lugar la apertura de la ruta principal Norte-Sur, que conlleva el cambio de sentido en algunos tramos y la configuración de las calles Don Juan de Austria, Jaboneros y Armengual de la mota como dirección única hacia el Centro. La avenida de Fátima se quedará sólo para residentes y los accesos hacia el Norte se harán, bien por la avenida de la Rosaleda; bien por la avenida de las Américas.

A continuación, se activarán los itinerarios más importantes: los nuevos ejes Este-Oeste. De entrada, hacia el Centro, los vehículos que provengan de la avenida de Andalucía se desviarán por la Glorieta Albert Camus hacia la avenida de la Aurora, con dos posibles itinerarios: por la calle Linaje y por el Pasillo del Matadero. Para ello, la Aurora quedará con cuatro carriles, con sentido único al Centro. En el Pasillo del Matadero habrá tres carriles hacia el Sur, mientras que la circulación en el puente del Carmen se invertirá. El Muelle de Heredia se amplía en toda su sección a tres carriles por cada sentido.

Gran eje de salida

Ya de lleno en la Alameda Principal, los cambios son básicamente tres: el lateral Norte se cortará totalmente al tráfico, porque será donde se acometa el túnel. El eje Sur se reservará para residentes y buses. Y la plataforma central pasará a tener cuatro carriles (dos reservados para autobuses), con dirección única, de salida de la urbe hacia Torremolinos.

En cuanto al puente de Tetuán, el tablero Norte se demolerá para ejecutar el paso subterráneo bajo el río Guadalmedina (se reconstruirá posteriormente); mientras que el tablero Sur (el más cercano al edificio de Correos) tendrá cuatro carriles en sentido Oeste, más un carril bus en la dirección contraria (para entrar en la Alameda). Otra modificación sustancial se producirá en la primera sección de la avenida de Andalucía, hasta El Corte Inglés: se convertirá en una mega-avenida, con cuatro viales en dirección a la Comisaría, más dos reservados al transporte público.

El calendario actual marca que todos los desvíos podrían estar implantados y funcionando a partir de mediados de noviembre, aunque, como recuerda Maeso, esto dependerá del ritmo de los trabajos que aún está ejecutando la constructora encargada, una Ute formada por Sando y Acciona. A partir de entonces, llegará el momento de empezar a excavar el túnel y la futura estación Atarazanas del metro de Málaga.