La Policía Local podrá multar a las terrazas en el momento y sin pasar por Comercio

Terrazas llenas en el Centro de la capital. /
Terrazas llenas en el Centro de la capital.

La nueva ordenanza de vía pública también facultará a los agentes para retirar las mesas y sillas que se excedan de los metros autorizados

JUAN SOTOMálaga

El Ayuntamiento prepara la artillería para acabar con los excesos de la hostelería en el Centro. La nueva ordenanza de vía pública que ultima el área de Comercio facultará a la Policía Local para sancionar a los bares y restaurantes que se excedan en las terrazas sin necesidad de requerir una resolución previa. Hasta ahora, los agentes debían informar al área sobre el incumplimiento en un complejo trámite burocrático que ahora se suprimirá para dar agilidad a todo el proceso. Yno sólo eso, sino que se establecerá un procedimiento para que los agentes puedan retirar las mesas y sillas de los infractores en el momento.

Según detallan desde el Ayuntamiento, esta nueva ordenanza, que está siendo consensuada con hosteleros y vecinos, es bastante más simple que la anterior al definir con claridad qué es lo que está permitido y qué no. La concejal responsable del área, María del Mar Martín Rojo, adelantó que su intención es que sea una realidad a principios del año que viene. «Se trata de una ordenanza muy clara y ágil, fácil de aplicar y en la que los hosteleros están de acuerdo», resume.

Antes de ser aprobado de forma definitiva, el documento deberá salir a exposición pública para que los colectivos implicados puedan realizar las alegaciones convenientes y, posteriormente, ser aprobado en Pleno. No obstante, la edil entiende que «se adapta a la realidad de Málaga» y trata de evitar la percepción de que «hay algún tipo de permisividad por parte del Ayuntamiento».

La futura normativa también incorpora condiciones más estrictas a la hora de autorizar terrazas en las calles. Entre otras, prohibirá poner mesas y sillas en aquellas calles en las que queden menos de dos metros libres para el paso de los peatones. En este sentido, Martín Rojo advierte que muchos empresarios tendrán que adecuarse a la normativa o quitar la terraza. A su juicio «es fundamental garantizar el paso de los peatones por todas las calles».

En el aspecto organizativo, la ordenanza permitirá limitar el horario de los negocios de hostelería en casos puntuales. Aunque se trata de una competencia directa de la Junta de Andalucía, en determinadas ocasiones se podrá modificar para garantizar la convivencia entre los negocios y los vecinos. También se obligará a los hosteleros a tener expuesta la declaración responsable y a contar con un mapa detallado sobre la terraza que tiene autorizada para que de un simple vistazo se sepa si está cumpliendo con la legalidad.

Para limitar las terrazas, el Ayuntamiento seguirá utilizando la fórmula de las chapas identificativas, ya que permite delimitar el espacio sin necesidad de afectar a la imagen de las calles. En este aspecto, la nueva normativa obligará a que cualquier elemento que quiera poner el negocio se encuentre dentro del espacio delimitado, ya sea una simple pizarra o un toldo.

Tras las diferentes reuniones mantenidas con hosteleros y vecinos, sobre todo con los del Centro Antiguo, la edil cree que la norma está suficiente consensuada para salir adelante sin problemas. «Los hosteleros son conscientes de que las normas deben cumplirlas todos por igual, porque ellos son los primeros interesados en que se regule la situación».

Los responsables de las diferentes asociaciones de hostelería de Málaga se limitaron a informar de que han recibido el documento elaborado por el Ayuntamiento y que lo están analizando para realizar las alegaciones pertinentes. En este aspecto, avanzaron que quieren reunirse entre ellos para consensuar el camino a seguir, aunque no se mostraron muy a favor de que la propia Policía Local pueda multar a los establecimientos.