Los malagueños disfrutan ya de la Noche Europea de los Investigadores

El Museo Alborania-Aula del Mar ha ofrecido dos visitas guiadas este viernes./
El Museo Alborania-Aula del Mar ha ofrecido dos visitas guiadas este viernes.

Más de 60 científicos participan en 46 talleres que han recibido cerca de 9.000 asistentes

MARIVÍ MORILLA

La plaza de la Marina se ha convertido desde las seis de la tarde en un enorme y concurrido laboratorio científico donde no han faltado los microscopios y las probetas. Por cuarto año consecutivo, Málaga celebra simultáneamente junto a más de 350 capitales europeas la Noche Europea de los Investigadores, en la que 62 divulgadores comparten hasta las once de la noche con los cerca de 9.000 asistentes impresiones y experiencias con el objetivo de demostrarles que la ciencia puede ser divertida. Mi hijo de nueve años sí que se interesa mucho por estos temas y hace muchas preguntas, pero los que son más pequeños sólo quieren tocar cosas, ha contado Carmen Melero, que ha acudido al encuentro con sus amigos y los hijos de ambos.

Numerosas familias con niños como la de Carmen se han acercado a conocer los distintos 'stands' para aprender, por ejemplo, cómo interactuar con la ciudad, con su tráfico y con los elementos urbanos o cómo interpretar el cráneo de los mamíferos. Algunos de los talleres que más han gustado a los pequeños han sido el de las nanopartículas (en el que han podido manipular a escala microscópica y a escala nanométrica distintos materiales inorgánicos como magnetita y oro) y el de la ciencia de los superhéroes. En éste último los niños tenían que hacer pulseras con los genes de Spiderman, Batman, Lobezno y Mística. El objetivo es que conozcan el papel que juegan las células en el ADN, ha explicado Carlos Martín, de la empresa 'Sombradoble'.

Microencuentros

La sede de Unicaja de la Plaza de la Marina también ha acogido microencuentros con científicos sobre matemáticas y medicina. En uno de ellos, titulado '¿Qué es para ti un número?', los expertos han propiciado el interés de los asistentes sobre conceptos matemáticos aparentemente simples. En una de las tertulias relacionadas con Medicina han explicado por qué investigar sobre enfermedades raras. Lejos de ser algo marginal o poco rentable, tiene un valor biomédico incalculable porque proporciona datos valiosísimos para desarrollar nuevas estrategias de diagnóstico, pronóstico y tratamiento, ha señalado a los asistentes la investigadora Francisca María Sánchez.

La Noche de los Investigadores también ha sido una oportunidad perfecta para pasarse por el Museo Alborania Aula del Mar, que ha ofrecido dos visitas guiadas en la que los asistentes han podido conocer los secretos marinos que esconden sus instalaciones en las que hay reunidas más de 6.000 especies. Por su parte, el Rectorado ha acogido dos conferencias con la cuestión de género como hilo conductor: 'Mujer y finanzas públicas', a cargo del decano de la Facultad de Derecho, Juan José Hinojosa, e 'Investigadoras, científicas, pensadoras...y mujeres', coordinada por la doctora en Filosofía, Marta Postigo.

También en el Eduardo Ocón

Dejando a un lado la ciencia y con menos afluencia de público, en el recinto Eduardo Ocón se ha celebrado la gala 'Researchers's Hobbies Show' en la que los investigadores han dado a conocer otras de sus facetas como tocar el bajo en un grupo de rock, recitar poesía o contar monólogos. Antonio José Quesada, profesor de Derecho Civil, se ha atrevido con la poesía mientras Víctor Muñoz, doctor en Informática, ha sabido hacer reír al público con un discurso más propio de un monologuista profesional que de un catedrático de universidad.