Cerveza Victoria volverá a fabricarse en Málaga

Cobos y Caneda, fundamentales en la decisión para que la Victoria vuelva a fabricarse en Málaga. /
Cobos y Caneda, fundamentales en la decisión para que la Victoria vuelva a fabricarse en Málaga.

Damm abrirá una planta productora en Huelin.- La histórica fábrica del Guadalhorce se cerró hace ahora 20 años.-El Pimpi y El Balneario han jugado un papel fundamental en esta decisión empresarial

PEDRO LUIS GÓMEZmálaga

Hace ya más de un lustro, el nombre de Cerveza Victoria, tan unida a Málaga, volvía de nuevo a los domicilios, tiendas y bares de la tierra que la vio nacer un ya lejano 8 de septiembre (día de la Virgen de la Victoria) en 1928, y en breves meses, esta fina cerveza tipo lager que tan popular fuese en toda Andalucía (líder absoluto en el mercado en la década de los 60) volverá a fabricarse en Málaga, hecho que no ocurría desde que su última factoría, en el Polígono del Guadalhorce, cerrara sus puertas allá por 1996, hace ya casi 20 años. ¿Motivos? Sin duda el éxito que está teniendo de ventas, pero también porque las dos empresas de restauración que hoy por hoy son las más fuertes de Málaga capital, El Pimpi y El Balneario, de la mano de sus dos máximos responsables, Pepe Cobos y Damián Caneda, le han dicho a la casa Damm, actual empresa fabricante de la marca, que venderán en exclusiva esta cerveza siempre y cuando ésta se haga en Málaga, en una clara apuesta por la dinamización industrial de nuestra capital con un gesto que les honra a ambos, y que ha decidido a la firma productora a abrir en la capital malacitana una segunda fábrica, que se ubicará en la zona de Huelin, en el complejo que hay a las espaldas del Carril del Pato, por lo que Cerveza Victoria pasará de fabricarse en Murcia, como ocurre hoy por hoy, a hacerlo en la tierra que le dio su nombre, la vida y la fama.

El Pimpi y El Balneario, con casi 220 empleados entre los dos establecimientos, son líderes en consumo de cerveza a nivel no solo local, sino también regional, hecho que sin duda ha influido decisivamente en la decisión de empresa fabricante. Por tanto, la coincidencia de intereses de todas las partes, la apuesta de los dos empresarios, y el éxito del producto, todo se ha mezclado para hacer que la Victoria (lo de «¡niño, dame un quinto Victoria!» está en el recuerdo ya un poco lejano de no pocos miles y miles de malagueños) vuelva a nacer en su tierra, como aquel día de la Patrona del año del 28, cuando Luis Franquelo Carrasco puso en marcha su aventura cervecera en unas instalaciones en El Perchel que daban trabajo a 85 personas, con una producción diaria, en aquellos tiempos, de 15.000 litros diarios (que no estaba nada mal) que se distribuían en Andalucía y en Marruecos.

Una peluquería como dios manda

Los malagueños se han volcado, una vez más, con las Hermanitas de los Pobres, y las ancianas y ancianos allí recogidos cuentan ya una peluquería como Dios manda. La generosidad de firmas y empresas de peluquería y de varios particulares ha sido tal que incluso les ha permitido renovar el mobiliario de las peluquerías de varias casas de la Hermanitas de los Pobres en la provincia y en otras ciudades de Andalucía. Ahora, en Málaga, hacen falta camas articuladas y sillones y sofás. Y, sobre todo, con el calor que hace, ventiladores con pie. Todo es poco para los que menos tienen.

Lo que no sabemos es si Victoria, una vez Málaga, podrá recuperar a su gordo de siempre como logotipo, aunque una imagen más moderna y estilizada selle hoy sus productos, porque lo suyo es recuperar al simpático gordo de siempre con su sombrero panamá secándose el sudor con el mar malagueño a sus espaldas y a punto de saborear una media de Victoria. Aquella marca publicitaria fue idea del propio Luis Franquelo, y la copió durante un viaje a Alemania, al ver a un ciudadano de aquel país tomándose un botellín en un bar. Franquelo, nada más llegar a Málaga (esto ocurría por 1937), hizo el diseño que llegaría a alcanzar fama internacional, sobre todo en los años del boom turístico de la Costa del Sol, en las décadas de los 60 y 70. El lema nadie lo olvida: Cerveza Victoria, malagueña y exquisita.

Damm compró Cerveza Victoria en 2001 a Heineken Internacional, quien a su vez adquirió la marca al Grupo Cruzcampo, que fue quien en los 90 la adquirió a sus entonces propietarios, entre los que había descendientes del fundador.

Que una nueva fábrica se abra en Málaga es una gran noticia para todos, pero que encima sea para fabricar la Cerveza Victoria es un deja vu que cuenta con un plus mezcla de nostalgia y simpatía, además con la historia de que dos emprendedores malagueños, como Cobos y Caneda, hayan sido claves en este retorno de la rubia más famosa de esta tierra: la Cerveza Victoria.

Evaristo & Leonardo

No es que los dos reputados pintores malagueños se hayan asociado, sino que han coincidido en el tiempo como protagonistas de dos importantes exposiciones en la Costa del Sol. Concretamente, Leonardo expone sus obras en la Casa Museo de la Villa de Mijas hasta el próximo día 17, y lo más curioso (perplejidad produce) es que Leonardo no exponía en Málaga desde 2001, lo que aún da más valor a una muestra que está teniendo gran éxito, al igual que la que Evaristo Guerra, quien expone por su parte en el Museo de Nerja, en la plaza de España de aquella ciudad, hasta el próximo 20 de septiembre, con el añadido de que del 2 al 15 de ese mismo mes la Sala Municipal de Arte de Nerja, en la calle Cristo, acogerá otra colección de obras del veleño de formato más pequeño. Sin duda, dos magníficas exposiciones dignas de ir a visitar ahora que estamos, dicen, en vacaciones.

Las tengan o no, disfruten de la vida y que yo lo vea. Feliz mes de agosto que ya ha comenzado.