Así es el lujoso hotel Vela, un referente para el Puerto de Málaga

Así es el lujoso hotel Vela, un referente para el Puerto de Málaga

Diseñado por el arquitecto Ricardo Bofill, el W Barcelona destaca por las vistas panorámicas de sus 473 habitaciones de estilo náutico, el impresionante bar de su azotea y su apuesta por la alta gastronomía catalana. La iniciativa es un referente para un futuro hotel en el Puerto de Málaga capital

ALMUDENA NOGUÉSMálaga

Lujo en estado puro, diseño y unas vistas impresionantes. Estos son los tres ejes sobre los que gira la carta de presentación del hotel W Barcelona (conocido popularmente como hotel Vela), el espejo en el que se mira el proyecto hotelero que aspira a asentarse en el puerto de Málaga. Aunque su estética será diferente, la propuesta para el dique de Levante -que cuenta con el visto bueno del alcalde- sí comparte con el Vela el valor de ser un emblema arquitectónico de la urbe, además de un referente alojativo, comercial y de ocio para un turista de alto poder adquisitivo, con el puerto deportivo del Club Mediterráneo y la estación marítima de cruceros como complementos. Sus dimesiones también serían similares, puesto que el de la Ciudad Condal tiene una altura de 99 metros, parecida aunque algo inferior al proyectado en la capital, que tendría 130 metros repartidos en 35 plantas, frente a las 26 del Vela.

El hotel W Barcelona, diseñador por el arquitecto español Ricardo Bofill, se enmarcó dentro de la ampliación de la zona sur del puerto de Barcelona. El complejo forma parte de la prestigiosa cadena hotelera americana Starwood Hotels and Resorts (una de las principales empresas hoteleras y de esparcimiento del mundo, con casi 1.200 propiedades en 100 países del mundo) y se inauguró el 1 de septiembre de 2009 en mitad de la polémica. Diversas asociaciones vecinales y ecologistas denunciaron por entonces que el edificio infringía la ley de protección de costas al encontrarse a escasos 20 metros del agua y en instalaciones portuarias.

El establecimiento de 5 estrellas posee 473 habitaciones -que incluyen 67 espectaculares suites- y desde su apertura su fachada reflectante de vidrio plateado cambió por completo el skyline de Barcelona con su característica silueta de vela, nombre por el que es conocido por los catalanes. Según ha explicado el propio Bofil, para inspirarse en el diseño del hotel estuvo días cerca del mar, hasta que uno de ellos se dio cuenta de que en su mente tenía una vela, que decidió convertir en la base del proyecto.

De estilo náutico, el recinto impresiona por sus vistas panorámicas-especialmente las que ofrece el bar de su azotea, Eclipse- y seduce por su apuesta por la alta gastronomía catalana, destacando su restaurante BRAVO24, de Carlos Abellán, galardonado con una estrella Michelin. Además, el W Barcelona alberga en sus cuidadas instalaciones una piscina infinity, el primer Bliss Spa de España, un amplio gimnasio FIT de alta tecnología -donde se puede practicar yoga en su espectacular terraza solárium- y un gran centro de negocios.

Admite mascotas

En sus equipaciones incluye además el restaurante SALT, de California-fusión situado en la playa, y el servicio denominado 'Whatever/Whenever' a disposición de los clientes más exigentes, basado en hacer realidad cualquiera de sus peticiones para hacer lo más agradable su estancia. Las mascotas (gatos y perros de hasta 18 kilos) también son bienvenidas en este complejo. Así disponen desde camas especiales para ellas hasta un menú específico, "no solamente les damos la bienvenida, sino que también disfrutará de un servicio especial para que su estancia sea tan espectacular como la suya", indican desde su página web.

...Y todo ello desde 230 euros la noche la habitación doble de 40 metros cuadrados. Un lujo solo accesible para los turistas más selectos, a los que en un futuro aspira a seducir el complejo proyectado en Málaga.

 

Fotos

Vídeos