Un grupo de Catar propone al alcalde un hotel de lujo de 130 metros en el puerto

El grupo de representantes de la sociedad catarí, el jueves a su llegada a la Casona del Parque. /
El grupo de representantes de la sociedad catarí, el jueves a su llegada a la Casona del Parque.

Abogados de la empresa, el arquitecto José Seguí y el presidente de la Autoridad Portuaria presentan la propuesta en el Ayuntamiento de Málaga

IGNACIO LILLOMálaga

La famosa parcela del dique de Levante, entre la estación marítima y el puerto deportivo del Club Mediterráneo, está en el foco de algunos grandes grupos inversores a nivel internacional. El primero en mover ficha y el que con más decisión está afrontando la posibilidad de llevar a cabo una actuación emblemática en el enclave es una compañía con capital de Qatar, que pretende construir un hotel de lujo, de acuerdo con las previsiones que manejan tanto la Autoridad Portuaria como la Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de Málaga, que están de acuerdo en este uso.

De acuerdo con los primeros esbozos, la empresa considera factible llevar a cabo una torre de diseño emblemático y de 130 metros de altura (unas 30 plantas), que sería el nuevo referente arquitectónico de la ciudad moderna, como ya lo fue el hotel Vela para Barcelona (este se eleva 99 metros sobre el nivel del mar).

Para calcular estas dimensiones, se ha tomado como referencia la altura de las cercanas grúas del muelle 9, que miden 110 metros con la pluma extendida. La base del edificio se dedicaría a usos comerciales y lúdicos. La dimensión está dentro de los márgenes de tolerancia de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (Aesa), dependiente del Ministerio de Fomento.

Altura rebajada

Cabe recordar que esta primera propuesta rebajaría considerablemente la que la propia Gerencia de Urbanismo planteó en 2012, con una construcción de hasta 175 metros y 45 plantas. La Autoridad Portuaria ya ha solicitado al Ayuntamiento que se le conceda el uso hotelero a la parcela dentro del Plan Especial, con unos 18.000 metros cuadrados de superficie, lo que supone 4.000 metros más de los que tenía inicialmente, tras negociarlos con el Club Mediterráneo (que es titular de la concesión del cercano puerto deportivo). Además, el recinto actual está mejor definido de cara a su posible urbanización. Sobre este, se prevé una edificabilidad máxima de hasta 45.000 metros cuadrados de techo.

El jueves de esta semana se produjo un paso importante: una comitiva de abogados y representantes de la compañía catarí, acompañados por el arquitecto José Seguí y los máximos responsables de la Autoridad Portuaria con su presidente, Paulino Plata, a la cabeza acudieron a una reunión en la Casona del Parque para presentarle la iniciativa al alcalde, Francisco de la Torre. Fuentes próximas a la negociación pusieron de relieve que la entidad está muy interesada en llevar a cabo una «operación de calado» en Málaga, y tras contemplar varias opciones de posibles emplazamientos se han decantado por estos terrenos.

Por encima de otras consideraciones, los directivos pidieron conocer si legalmente, dentro de la normativa de la ciudad, del puerto y estatal, es factible acometer una infraestructura de tal envergadura en este emplazamiento. Dicho de otra forma: querían comprobar si los planes municipales y portuarios tienen visos de hacerse realidad en unos plazos prudenciales. Así como la tramitación burocrática necesaria.

A este respecto, tanto el plan urbanístico del puerto (Deup), como el Plan Especial consensuado entre este y el Consistorio le dará pleno soporte jurídico. Para su tramitación ante Puertos del Estado (el hotel lo tendría que autorizar en última instancia el Consejo de Ministros) se seguirá la experiencia de los de Barcelona y Alicante.

Tras la visita del jueves, los potenciales inversores han pedido un plazo para estudiar el escenario y, en caso positivo, presentar un proyecto comercial y empresarialmente realista en las próximas semanas.