La bajada de las temperaturas agrava la situación de las urgencias del Clínico

El sindicato SATSE denuncia que una treintena de pacientes han tenido que esperar más de 24 horas para ser hospitalizado

JUAN SOTOMálaga

La bajada de las temperaturas, unido al cambio estacional, ha agravado en las últimas horas la saturación de las urgencias en el hospital Clínico de la capital y ha obligado a la dirección del centro a activar el plan de alta frecuentación.

Según ha denunciado el sindicato médico SATSE, este incremento de pacientes saturó las urgencias durante toda la jornada del martes, cuando una treintena de enfermos tuvieron que esperar más de 24 horas para ser hospitalizado. En algunos casos detallaron la espera llegó a superar las 48 horas.

Desde el sindicato informaron de que «este incremento genera una situación de descontrol en las tareas a desempeñar por los profesionales, poniendo en riesgo la salud y seguridad de los usuarios y profesionales del centro».

Más aún, denunciaron que el colapso se agravará durante el inicio de la Semana Santa, cuando se ha planificado el cierre de 34 camas de la Unidad de Cirugía y 18 camas de la Unidad de Traumatología, que se sumarán a las 18 que aseguran ya están cerradas para llegar hasta las 70 camas vacías.

Por contra, desde el centro hospitalario contestaron que ningún paciente ha esperado más de 24 horas para ingresar en planta. «Estos días se ha registrado un pico asistencial de pacientes en el área de Urgencias relacionado con las temperaturas y la entrada de la estación. El hospital mantiene activado el plan de alta frecuentación y, por tanto, todos sus recursos». dijeron.

Igualmente informaron de que todos los pacientes a los que ayer se les decretó el ingreso en hospitalización tienen sus camas asignadas, que no se ha producido ninguna incidencia asistencial y que el centro cuenta con toda su dotación de camas disponibles. «Por otro lado, el hospital ya ha planificado su actividad programada de cara a los días de Semana Santa, que será similar a la de años anteriores», se limitaron a afirmar sobre el anunciado cierre de camas.