25 años escritos en nombres propios

De izquierda a derecha, F. Pomares, P. Conde, M. Gámez, F. De la Torre, E. Guerra, C. Barrionuevo, D. Pérez y G. Vera. /
De izquierda a derecha, F. Pomares, P. Conde, M. Gámez, F. De la Torre, E. Guerra, C. Barrionuevo, D. Pérez y G. Vera.

El Rastrillo de Nuevo Futuro celebra sus bodas de plata ayudando a niños sin recursos

ANA PÉREZ-BRYAN

Existen muchas maneras de medir la labor que desempeñan las organizaciones solidarias en favor del que más lo necesita. Por el tiempo que llevan funcionando, por el número de voluntarios a los que implican, por los fondos que gestionan o, en fin, por la capacidad que tienen de apelar a la conciencia del ciudadano. Pero lo que realmente determina la calidez y la eficacia de este trabajo desinteresado es, sin duda, la cantidad de personas con nombres y apellidos que han logrado salir adelante gracias a ellos. Luis, Richard, Miguel, Dominique, Leo, Álvaro... La lista podría seguir hasta los 500. Son los niños de entre 3 y 18 años que han crecido al abrigo de Nuevo Futuro y que han conseguido precisamente eso, labrarse un futuro.

La cita

el rastrillo

XXV Rastrillo de Nuevo Futuro.

Palacio de Ferias y Congresos de Málaga. Pabellón número 2. (Avenida Ortega y Gasset, 201).

Del viernes 5 al 9 de diciembre (ambos inclusive) de 11.00 a 22.00 horas en horario ininterrumpido. Parking gratis.

Una treintena de firmas forman parte del Rastrillo, con una oferta que incluye moda, decoración, gastronomía, arte o teatro, entre otros.

Convertida en una asociación de referencia en el mapa de la solidaridad española, la organización en Málaga tiene este año otro motivo de celebración que añadir a la satisfacción de saber que sus ocho pisos en la provincia dedicados exclusivamente a los niños que necesitan un hogar funcionan con el motor de una familia verdadera, la de sus voluntarios. Y es que el Rastrillo de Nuevo Futuro celebra ahora sus 25 años en esa labor «de proporcionar educación en los ámbitos de la escuela, la familia y la solidaridad». Así lo celebraba ayer en un Salón de los Espejos a rebosar el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, a quien Nuevo Futuro ha querido convertir en el pregonero de las bodas de plata de su rastrillo solidario «por ser un gran hombre y un gran amigo, y sobre todo por su compromiso», según destacó al inicio del acto Tania Segura.

En el pregón de este aniversario, cuya imagen lleva la firma del pintor veleño Evaristo Guerra y de uno de sus inconfundibles campos de la Axarquía, el alcalde destacó también el «carácter solidario de la ciudad», a la que invitó a participar en esta nueva cita con el Rastrillo que ya se ha convertido en una tradición cuando la Navidad asoma en el calendario.

Un año más, el encuentro tendrá lugar en el Palacio de Ferias de la capital entre los días 5 y 9 de diciembre (ambos inclusive), con una amplia oferta que hermana moda, gastronomía, arte, decoración e incluso teatro, y cuyos fondos se destinarán íntegramente a seguir sumando en esta gran familia de nombres propios.